Opinión

EDITORIAL

Avance en telefonía celular

Actualizado el 16 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Los datos apuntan a un uso cada vez más extendido y complejo de los teléfonos inteligentes

La competencia crecerá con la adopción de la portabilidad numérica anunciada para inicios del año entrante

Opinión

Avance en telefonía celular

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En dos años contados a partir del 2010, la penetración de Internet móvil de banda ancha pasó de 0,76% a 20,42%. El dramático giro es producto del primer año de apertura en la telefonía celular y apenas anuncia la evolución del mercado futuro. El dato coloca a Costa Rica en el primer lugar entre los países centroamericanos.

Los datos apuntan a un uso cada vez más extendido y complejo de los teléfonos inteligentes. En la actualidad, el 44% de la población utiliza el teléfono para consultar Internet, reveló la encuesta de Unimer para La Nación. El impacto del cambio sobre la economía y la calidad de vida no se hará esperar.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) admite tener un flanco débil en relación con las nuevas exigencias del mercado. Es competitivo al brindar servicios de voz, pero sus rivales del sector privado le sacan ventaja en trasiego de datos. El costarricense ya no se conforma con las conexiones lentas y defectuosas. En buena hora.

El ICE responderá con una inversión cuyos frutos espera comenzar a recoger dentro de tres meses. El propósito de la entidad estatal es perfeccionar sus plataformas para evitar la saturación del presente en algunas zonas del área metropolitana. Esa actitud habría sido impensable antes de la apertura del mercado.

La competencia privilegia al usuario, no solo con las opciones puestas a su disposición por los operadores privados, sino con el estímulo al cambio en la empresa estatal. La ganancia para el país no está en la artificial preservación de un anquilosado ente público, sino en el disfrute de mejores servicios por la población. Por eso es importante la adopción de la portabilidad numérica anunciada por la Superintendencia de Telecomunicaciones para inicios del año entrante.

La portabilidad permitirá al usuario trasladarse de un proveedor a otro sin perder su número de teléfono. Jaime Palermo, gerente de Clientes del ICE, aboga por retrasar la medida para darle a la institución oportunidad de madurar como empresa inserta en un entorno competitivo.

El planteamiento es una confesión de una falta de competitividad hasta ahora subsidiada por el usuario mediante la inevitable aceptación de servicios deficientes. El costo, en dos años, es la diferencia entre el 0,76% y el 20,42% de penetración de Internet de banda ancha.

PUBLICIDAD

A estas alturas, la aspiración de ampliar el plazo para la vigencia de la portabilidad es difícil de entender en una empresa que dispuso de años para preparar su estrategia de cara al mercado abierto. El ICE retrasó la apertura cuanto pudo y, aun antes de desplegar esos esfuerzos, supo la inevitabilidad del cambio. Hoy teme perder entre el 25% y el 30% de sus clientes cuando dejen de ser cautivos de sus servicios merced a la posibilidad de conservar el número.

La entidad estatal debe dejar de pensar de esa manera y más bien concentrar su atención en el desarrollo de las plataformas tecnológicas y comerciales requeridas para imponerse en el mercado abierto. Ese es el encomiable espíritu de la anunciada inversión en banda ancha.

El ICE solamente conseguirá la competitividad si conduce una profunda revisión de sus políticas internas para liberar recursos y dirigirlos a la explotación de operaciones rentables. El mercado le está señalando sin ambiguedades la dirección correcta. Palermo presume, con justicia, de buenos resultados en los servicios de voz.

En un año, la base de clientes creció 9%, sobre todo en servicios telefónicos prepagados.

El gerente atribuye el resultado a la previsión de las tendencias de consumo y al lanzamiento de una oferta masiva.

La misma actitud debió primar en trasiego de datos y, por supuesto, en servicios pospagados, donde la competencia se muestra más agresiva. El ICE está a tiempo de defender su primacía y, si lo consigue con servicios de calidad, el ganador será el país.

  • Comparta este artículo
Opinión

Avance en telefonía celular

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota