Opinión

Australia y la lucha contra el tráfico de armas

Actualizado el 29 de junio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Australia y la lucha contra el tráfico de armas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las armas convencionales comercializadas ilícitamente se cobran más de medio millón de vidas cada año. Estas armas matan, mutilan e incapacitan, minan la prosperidad y el desarrollo económico, y mantienen presas del miedo a millones de personas, particularmente a mujeres y niños.

Australia ratificó el primer instrumento jurídicamente vinculante negociado por vez primera en la Organización de las Naciones Unidas con el fin de establecer normas comunes para la transferencia internacional de armas convencionales: el Tratado sobre el Comercio de Armas.

En el controvertido ámbito del control de armas, en el cual las batallas diplomáticas son peleadas arduamente y las conquistas se logran con dificultad, el Tratado sobre el Comercio de Armas constituye una iniciativa importante en términos humanitarios y de seguridad. Australia ha desempeñado un papel de liderazgo en reunir a la comunidad internacional con miras a desarrollar un nuevo enfoque en materia del comercio no reglamentado de armas convencionales.

Bajo la administración del entonces primer ministro, John Howard, Australia fue uno de los siete coautores de la resolución original de la Asamblea General de la ONU instando al establecimiento de un Tratado sobre el Comercio de Armas en el año 2006. El Tratado fue adoptado por una mayoría abrumadora de países en la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2013.

Ahora, Australia seguirá colaborando con nuestros socios internacionales para lograr la pronta entrada en vigor y la efectiva instrumentación del Tratado sobre el Comercio de Armas.

Vamos por buen camino para alcanzar las 50 ratificaciones requeridas para la entrada en vigor del Tratado. De los 118 Estados que firmaron el Tratado, 40 de ellos –incluida Australia– ya lo han ratificado.

Las experiencias en la región geográfica de Australia, tales como en Bougainville, en la década de 1980, y las Islas Salomón, en la década de 1990, evidencian cuán desestabilizadora puede resultar la introducción de armas ilícitas, aun en cantidades menores.

La prevención de la inestabilidad en las regiones de Asia-Pacífico y el océano Índico es una prioridad de la política exterior del Gobierno de Australia.

Influencia positiva. El Gobierno de Australia considera que los instrumentos e iniciativas internacionales pueden ejercer una influencia directa y positiva en la seguridad, estabilidad y desarrollo económico de las comunidades que son vulnerables a la violencia generada por la desviación y el uso indebido de armas. No obstante, los regímenes nacionales de reglamentación son indispensables para frenar el tráfico ilícito y salvaguardar el comercio legítimo.

Aprovechando nuestra experiencia y nuestros propios sólidos controles en materia de exportación de armas, el Gobierno de Australia ofrecerá asistencia práctica a otros países para desarrollar tales regímenes.

Estamos colaborando con Nueva Zelanda en modelos de legislación que puedan ser adaptados por Gobiernos en la región del Pacífico. Hemos destinado un millón de dólares australianos adicionales para el fondo de múltiples donantes establecido para apoyar la ratificación e instrumentación del Tratado sobre el Comercio de Armas, el Servicio Fiduciario de las Naciones Unidas de Apoyo a la Cooperación para la Regulación de los Armamentos (Unscar, por sus siglas en inglés).

Lo anterior reafirma nuestros sólidos antecedentes de acciones encaminadas a restringir el uso y minimizar los riesgos de armas, tales como las municiones en racimo y las minas terrestres. Desde el año 2010, hemos aportado más de 120 millones de dólares australianos para actividades de desminado humanitario y afines, y seguiremos apoyando las iniciativas de alta prioridad en este ámbito, especialmente en aquellos países en nuestra región geográfica altamente contaminados por minas terrestres.

Las organizaciones de la sociedad civil han hecho una aportación significativa a la elaboración y adopción del Tratado sobre el Comercio de Armas, a través de su decidida promoción de este durante muchos años. Seguirán cumpliendo una importante función en apoyar la instrumentación efectiva del Tratado.

Australia ha evidenciado su sólido liderazgo en la diplomacia internacional y nuestro compromiso de brindar asistencia práctica a quienes hacen frente a estas amenazas a la seguridad, la prosperidad y el desarrollo de las personas. Nuestra ratificación del Tratado sobre el Comercio de Armas es una clara evidencia de los valores de nuestra nación.

  • Comparta este artículo
Opinión

Australia y la lucha contra el tráfico de armas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota