Opinión

Alternativas a “la trinidad imposible”

Actualizado el 26 de enero de 2013 a las 12:00 am

La posición de grupos de presión sobre el trilema es preocupante

Opinión

Alternativas a “la trinidad imposible”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El “trilema” o “trinidad imposible” indica que para un país es insostenible obtener al mismo tiempo los siguientes tres objetivos: un tipo de cambio fijo, libre movimiento de capitales y una política monetaria autónoma. Esta hipótesis se basa en el modelo económico elaborado por R. Mundell (premio Nobel de economía en 1999) y M. Fleming en los años 1960. Veamos opciones para Costa Rica en el contexto actual.

Tipo de cambio. Por una parte, el tipo de cambio nominal desde enero de 2011 a enero de 2013 ha estado quieto, buena parte del tiempo, en la banda inferior. El nivel del tipo de cambio en enero de 2013, bajo el sistema de bandas, es, en la práctica, igual al nivel del tipo de cambio de febrero de 2006, bajo el régimen de minidevaluaciones.

Por otra parte, bajo el sistema de minidevaluaciones, en particular de enero de 1990 a setiembre de 2006, el tipo de cambio real estuvo depreciado el 76% del periodo, según el Banco Central de Costa Rica (BCCR); por otro lado, el tipo de cambio real en el periodo de bandas, octubre de 2006 a diciembre de 2012, muestra una apreciación real del 32.5% (el tipo de cambio real se calculó mediante la fórmula de la Paridad de Poder de Compra).

Tasas de interés. El nivel de las tasas de interés en el país es relativamente elevado para su nivel de inflación en el contexto de la transición a metas de inflación (puesto en marcha por el BCCR desde el 2005). Al respecto, por un lado, el efecto positivo de la persuasión del Poder Ejecutivo a la industria bancaria a finales de 2012 dejó en evidencia que existen elementos idiosincráticos a esa industria que parecen rezagar el ajuste a la baja de las tasas de interés. Por otro lado, se debe tomar en cuenta la profecía autocumplida del Gobierno central actual de que la no aprobación de la reforma fiscal conduciría a un aumento irremediable en las tasas de interés, lo que sugiere que el problema de las elevadas tasas de interés es en buena medida un problema fiscal heredado e irresuelto.

Grupos de presión. La posición de ciertos grupos de presión relativa a la discusión del trilema es preocupante para la nación. En particular, destaca el doble discurso de cierto grupo que desea, en la práctica, que se mantenga un tipo de cambio fijo o volver al sistema de minidevaluaciones. ¿Es esta posición una señal de que el nivel actual de tipo de cambio real está por encima del de equilibrio? O simplemente que ciertos “[grupos de interés] pregonan las maravillosas ventajas de un sistema de libre competencia. Pero ['] como un ideal abstracto o como una práctica recomendable para los demás [grupos], pero no para sí mismo. Todo menos competir, pareciera ser el lema que les anima” (Eduardo Lizano F., en Cambio Social en Costa Rica, p. 81).

PUBLICIDAD

El trilema, así como el sistema metas de inflación requiere, entre otras cosas, un entendimiento agudo del mecanismo de transmisión de la política monetaria. Sin embargo, no es oficial que el Banco Central haya avanzado en la comprensión de este fenómeno, al menos desde que inició la ruta a ese sistema en el 2005.

Alternativas. Primero, la opción natural es bajar el nivel del piso de la banda en el corto plazo y migrar a un sistema de tipo de cambio flexible en el mediano plazo, permitiendo al Banco Central cláusulas de escape si se desea migrar en el mediano plazo a metas de inflación.

Segundo, la alternativa honesta es inducir una disminución de las tasa de interés mediante la rebaja de las tasas de interés a las que capta el Estado y/o ejecutar una política fiscal restrictiva (¿en año preelectoral?) y/o mediante mecanismos de persuasión al sector bancario.

Tercero, la alternativa convencional es disminuir el nivel de esterilización del ingreso de divisas.

Cuarto, la opción enmarañada es restringir las entradas masivas de capital con fines especulativos o de arbitraje de tasas de interés.

Dadas las restricciones económicas, institucionales y de economía política que enfrenta el Banco Central, la alternativa factible es una combinación de las tres primeras opciones en el corto plazo y de las cuatro alternativas en el mediano plazo.

La combinación de políticas ha sido exitosa en países que han enfrentado influjos masivos de divisas recientemente.

  • Comparta este artículo
Opinión

Alternativas a “la trinidad imposible”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota