Opinión

Facebook, Twitter. ¿Y mi privacidad?

Actualizado el 11 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Alguna vez se ha preguntado: ¿cómo se dio cuenta esa persona de que anduve de paseo en ese lugar?

Opinión

Facebook, Twitter. ¿Y mi privacidad?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Facebook, Twitter. ¿Y mi privacidad? - 1
ampliar
Facebook, Twitter. ¿Y mi privacidad? - 1

¿Cómo estuvo la fiesta el fin de semana pasado? ¿Dónde fue el lugar al que fuiste a pasear durante las pasadas vacaciones? ¿La marca del auto que tienes? Claro, se me olvidaba siempre todos los años tu aniversario, pero gracias a Twitter y/o Facebook, de ahora en adelante no se me olvidará... Me di cuenta de que cambiaste de trabajo... Increíble hasta quien es el amor de tu vida... Más preguntas, claro que sí, puede haber muchas más; podríamos casi describir la vida de una persona, como si a esta se le conociera por bastantes años.

Alguna vez se ha preguntado: ¿cómo se dio cuenta esa persona de que anduve de paseo en ese lugar? Es increíble la gran cantidad de ventajas que hoy en día las redes sociales nos ofrecen, y un adecuado y correcto uso hace de ellas sacarles el máximo, eficiente y eficaz provecho, pero no todo es positivo en el manejo de las redes sociales; hemos escuchado y visto casos en que por no tener un adecuado uso o manejo de los perfiles, han ocurrido problemas de diversa índole.

¿Por qué poner en su perfil de Facebook o Twitter el lugar donde trabaja? Hagámonos una pregunta, ¿de dónde sale esa curiosidad y para que nos servirá? ¿Será que en su perfil de Facebook o Twitter cuenta con amigos todos conocidos o es de los que acepta personas que ni siquiera conoce? Surge una pregunta interesante: ¿por qué poner su fecha de nacimiento y estado civil? ¿Cuál es el propósito de estos datos? Sabía que con tan solo poder obtener estos datos, la privacidad de nuestra vida está siendo violada y tomada sin ninguna restricción que hayamos impuesto.

Incluso, hay personas que hasta su número telefónico ingresan, el lugar donde habitan, y qué peligroso dar la dirección de su casa en una red abierta al público. Y hagámonos una nueva pregunta: ¿es acaso este el perfil de mi amigo “Mario”? ¿Con quién estamos compartiendo nuestra información de Facebook o Twitter? ¿Quién la puede ver y quién no?

Es importante y curioso cómo podemos ir descifrando desde un perfil de una red social muchas características elementales de una persona. “¿Qué estás pensando?” Nos pregunta Facebook. “Publicar un nuevo tuit...” nos dice Twitter. Interesante, ambos nos invitan a varias acciones. Algunos nos desahogamos con todas nuestras penas, glorias, y somos apoyados por nuestros amigos del perfil, o en algunos casos hasta se nos contradice y no están de acuerdo con lo que pensamos, al final terminamos por eliminarlos de nuestra lista de amigos, o compartimos algo que vimos en otro perfil y nos pareció útil y los demás lo ven.

PUBLICIDAD

Con todos estos detalles, podemos estudiar cómo está el ánimo de una persona, también podemos averiguar qué es lo que más le gusta hacer, podemos ver cuáles son los temas que más rondan su vida, podemos descifrar quiénes son los amigos con los que siempre tiene más contacto.

¿Mejor no podemos tener Facebook o Twitter o cualquier otra red social? Tal vez algunos dirán esto. Pero no, claro que no, no es que seamos paranoicos, es importante valorar la madurez y responsabilidad en el uso adecuado y correcto de una red social. ¿Qué hacen con la información de mi perfil? ¿Dónde logra llegar? Desconfiemos siempre de lo que hagan con nuestra información, y en las redes sociales a muchos usuarios les hace falta la malicia, la desconfianza.

Las redes sociales han sido muy positivas, pero también muy negativas, y un no adecuado manejo podría afectar su reputación. Hoy en los Estados Unidos las empresas en el proceso de reclutamiento de personal solicitan el perfil de Facebook o Twitter con el fin de valorar con mayor criterio si la persona que van a contratar presenta un adecuado comportamiento social. Las fotografías son un tema todavía más amplio; con esto podemos claramente terminar de armar el rompecabezas para la estrategia que se va utilizar en caso de un ataque informático. Muchas veces compartimos fotografías y desconocemos que estas podrían comprometernos. Al subir una fotografía a Facebook y luego eliminarla, esta queda alrededor de un mes en el servidor de Facebook, ¿haciendo qué? Todo lo que se sube a la web es infinito y en algunos casos pareciera no tener fin; todo queda registrado allí.

Es importante que como usuarios de redes sociales valoremos detalles que parezcan muy simples y que pareciera no nos podrían llegar afectar nunca. Hacer un adecuado uso de las redes sociales puede traernos muchos beneficios, pero un descontrolado manejo, ha llevado a muchas personas a perder sus trabajos, esposos(as), a tener problemas familiares, entre otros que, por falta de una adecuada educación, se cometen.

  • Comparta este artículo
Opinión

Facebook, Twitter. ¿Y mi privacidad?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota