Opinión

Alejandro Camacho: Una idea para ayudar a la clase media

Actualizado el 24 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Alejandro Camacho: Una idea para ayudar a la clase media

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El país sigue teniendo problemas de financiamiento de vivienda para la clase media baja (familias en el rango de ingreso entre ¢800.000 y ¢1.500.000), debido a que muchas personas no tienen la prima necesaria para cubrir el aporte y los gastos de formalización. Se extendió el plazo de los créditos, se bajaron los intereses, se han realizado campañas de ahorro, etc., pero el esfuerzo no ha tenido los resultados esperados.

La mayoría de los programas promocionados no cuentan con la innovación o justificación necesaria ante la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), como para solicitar una supervisión diferenciada o para que esta respalde el nuevo producto financiero.

Yo propongo que se cree la figura del “seguro de hipoteca”. Este sería un documento que se emitiría para garantizar el retorno del capital, lo cual protegería a las entidades financieras en caso de incumplimiento del deudor.

Dicho seguro cubriría saldos a capital, intereses y gastos judiciales. Con la protección de un seguro, los bancos, mutuales, cooperativas, financieras e inversionistas podrían ofrecer préstamos con un pago inicial bajo.

En Costa Rica se podría poner en marcha por medio del Instituto Nacional de Seguros (INS) o en conjunto con el Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), ya sea mediante la figura de un fideicomiso o creando un departamento comercial que ofrezca un seguro de hipotecas y permita eliminar el riesgo de recuperación, para así poder presentarlo a la Sugef como una herramienta de respaldo a las operaciones.

Con este documento, se podría pensar en financiar el 100% del monto del préstamo, calificar a personas que tuvieron algún atraso en su crédito y mejorar las condiciones actuales para el financiamiento a la clase media-baja.

Requerimientos. Un mercado tan particular como lo es el financiamiento hipotecario de la clase media baja requiere asegurar hipotecas con el fin de promover la inversión de capitales en financiamiento de vivienda a largo plazo.

También lo hace con el objetivo de atender la compra de lote y construcción, compra de vivienda proyectada, vivienda existente y liberación de gravamen hipotecario; y para facilitar la adquisición de vivienda a las familias asegurando la inversión en el financiamiento a largo plazo, el cual otorgan las entidades financieras.

Además, la nueva herramienta de aseguramiento podrá mejorar tiempos y eficiencia al asegurar y formalizar las operaciones de crédito, al atender de manera personalizada a las entidades, empresas y clientes y al contar con asesores legales y técnicos con gran conocimiento de la materia y disponibilidad de tiempo para la atención de los casos.

El instrumento permitirá generar nuevos productos financieros amparados a los recursos externos, entidades gubernamentales y recursos propios de la Institución; y garantizar la proyección social de la institución a través de una labor limpia, certera y oportuna que brinde solución inmediata en la tramitología de solicitudes, gestiones y la problemática habitacional de la clase media baja. Con los excedentes que tenga anualmente el fondo de seguros de hipotecas, se podría pensar en otorgar préstamos a corto plazo para financiar proyectos o para el financiamiento de viviendas a largo plazo.

No es la falta de legislación lo que impide brindar un financiamiento adecuado para la clase media baja, sino la ausencia de compromiso de los participantes en el Sistema Financiero Nacional para la Vivienda para que se arriesguen a cambiar los esquemas actuales.

El autor es consultor ambiental e inmobiliario.

  • Comparta este artículo
Opinión

Alejandro Camacho: Una idea para ayudar a la clase media

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota