Opinión

Admiración y agradecimiento a Costa Rica

Actualizado el 26 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Admiración y agradecimiento a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costarricenses, después de haber convivido y compartido con ustedes estos últimos 30 años, me siento obligado a escribir este artículo como una muestra de admiración y agradecimiento al pueblo de Costa Rica y a su sistema democrático de libertades sociales y económicas, que ha convertido a esta nación en un país ejemplar en Latinoamérica.

La coyuntura electoral que estamos viviendo nos obliga –a quienes verdaderamente deseamos un bien para Costa Rica– a tomar una posición más patriótica ante la agresividad típica de los partidos radicales de izquierda, que, bajo el pretexto de ayudar a la clase más necesitada, terminan por destruir aquello que sus antepasados y ustedes han logrado hacer del país.

Latinoamérica ha sido y sigue siendo víctima de políticos inescrupulosos que propician, para beneficio propio, el odio de clases, ahuyentando la inversión nacional y extranjera, creando desempleo, etc., todo lo cual trae como resultado final la necesidad de que la clase más necesitada emigre a otros países en busca de trabajo para el sustento de sus familiares. Al respecto, Cuba, Nicaragua y Venezuela son un ejemplo del resultado final de ese experimento.

La solución a nuestros problemas está en perfeccionar nuestro sistema político y económico, y no en destruirlo: Copiemos los sistemas que han tenido éxito, y no aquellos que han sido un fracaso para ricos y pobres.

Como dice don Jaime Gutiérrez Góngora en su artículo publicado en La Nación el pasado 10 de febrero, tener éxito no es malo y la riqueza no es mala, lo malo es crear una sociedad de fracasos y pobrezas.

Extrema pobreza. Los Gobiernos de extrema izquierda han destruido la riqueza y generado extrema pobreza, y no podemos pretender mayor equidad económica y social con un mayor índice de pobreza.

Costarricenses, perfeccionemos nuestro sistema democrático, que tantos beneficios nos ha traído, y que tantas otras naciones no han podido implementar. No experimentemos con un sistema que no permitirá a nuestros hijos tener éxito y, por el contrario, los obligará a formar parte del exilio latinoamericano, el cual está encabezado por cubanos, nicaragüenses y venezolanos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Admiración y agradecimiento a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota