Opinión

Administración pública y dirección gubernativa

Actualizado el 05 de octubre de 2012 a las 12:00 am

La Administración Pública esun campo que no todos comprenden

Opinión

Administración pública y dirección gubernativa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Administración pública y dirección gubernativa - 1
ampliar
Administración pública y dirección gubernativa - 1

Leyendo el artículo de Leonardo Chacón “¿Un referéndum para la Caja?” (LaNación, 25/09/2012) y yendo en retrospectiva a su artículo “Puntos de inflexión en gerencia pública” (LaNación, 23/11/2011), no puedo más que alegrarme de que este profesional haya efectivamente presentado el marco teórico-conceptual, analítico e interpretativo del Dr. Johnny Meoño Segura.

Cualquiera que haya sido alumno del Dr. Meoño, o que haya tenido acceso a sus publicaciones en este mismo diario, o también aquellas producidas al amparo de instancias tan renombradas como la Editorial de la Universidad de Costa Rica, el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de esa universidad, la Flacso, etc., notará que lo propuesto por el señor Chacón es propiamente el planteamiento de aquel académico ahora pensionado y que cada tanto brinda aportes en la sección Página Quince .

Pretendemos dejar en claro el aporte que el ahora exdocente e investigador ha dado en la búsqueda del mejoramiento de nuestro engranaje público y que ha permitido articular esfuerzos públicos para el desarrollo integral; con esto nos referimos, entre otros, a sus planteamientos y constantes defensas de la sectorialización y la regionalización de las instituciones públicas.

Otras facetas. Como director de la División de Planes y Política Administrativa de la entonces Ofiplán, entre 1976 y 1984, la cual se transformó posteriormente en la División de Reforma Administrativa, instituyó esfuerzos técnico-administrativos de rectoría y acompañamiento a todo el conglomerado institucional cubierto bajo el alero del presidente de la República, para así desarrollar sólidas estrategias no solo de organización gubernativa, sino de planificación y evaluación de resultados en el marco de esa capacidad de dirección gubernativa instituida en la Constitución Política y las leyes vigentes.

Incluso, es durante la dirección del Dr. Meoño cuando se da el lapso más prolijo de publicaciones por parte de la División de Planes y Política Administrativa bajo el esquema de Serie de Divulgación de Estudios Técnicos, documentos estos que fueron pioneros en el agrupamiento de conceptos y abordajes teóricos, metodológicos y jurídicos que instruían a funcionarios y jerarcas públicos, así como a académicos, investigadores y estudiantes de Administración Pública, sobre la forma de adecuar el accionar institucional público a la serie de disposiciones vigentes.

PUBLICIDAD

Dirección gubernativa. En junio de 1979, el Dr. Meoño publica en este diario el artículo “Ley de Administración Pública: compleja pero necesaria”, ahí se inicia el esfuerzo analítico de lo que hoy parece reiterativo: que el Poder Ejecutivo (presidente de la República y ministro del ramo actuando juntos) ostenta capacidades y responsabilidades que emanan de nuestra Constitución y se hacen aún más evidentes en la Ley General de la Administración Pública.

Presupuestos públicos. Debemos aclarar que la Ley de Administración Financiera de la República y Presupuestos Públicos 8131 termina de concatenar el actuar financiero-económico y presupuestario del Estado para el desarrollo nacional con base en el Plan Nacional de Desarrollo, noción que también fue propulsada por Meoño por ejemplo con otro artículo de noviembre de 1979 “Presupuestos y planes”; pero esa norma no es aplicable a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) como ente descentralizado que es.

Quisimos aclarar lo anterior, para que no se confunda que solo la Ley 8131 es capaz de sacar a la CCSS de la posición financiera en la cual se encuentra. Lo que sí ha aclarado Johnny Meoño, es que el ministro rector de sector (ministro de Salud en este caso) puede activar mecanismos de dirección gubernativa (directrices/políticas públicas) para que la CCSS no actúe “al garete”, y más bien se alinee con el desarrollo nacional integral, porque ningún ente público, ministerial o descentralizado debe actuar unilateralmente como si no se necesitara un actuar conjunto de todo el aparato burocrático para solventar necesidades poblacionales de todo tipo: salud, vivienda, seguridad social, infraestructura vial, aérea y portuaria, etc., a partir del Plan Nacional de Desarrollo, así como por la vía de la dirección gubernativa mediante directrices presidenciales.

El resto de consideraciones público-administrativas que don Leonardo apunta como juntas directivas de instituciones descentralizadas, presidencias ejecutivas, planificación nacional, servicio civil, etc., han sido abordadas por Meoño Segura y con creces, pero el presente aporte no nos permite rescatar todas.

Entonces, ¿a qué queremos llegar? Precisamente, a que él ha sido pionero en el desarrollo de ponencias sobre esta cuestión, y el lector interesado tiene todo el derecho a acceder a esas fuentes primarias.

PUBLICIDAD

La Administración Pública es un campo de acción y de abordaje académico que no todos lo comprenden, a pesar de que ahora médicos, ingenieros, economistas, sociólogos y otros respetables profesionales se refieran a él.

Valga aclarar en cuanto a este breve esbozo del papel del catedrático de referencia, que sus prescripciones no han sido hasta la fecha debatidas o cuestionadas; todo lo contrario, se han afincado en el argot y la práctica jurídico-administrativa propios de la Administración Pública, como acicates indispensables en el momento de esquematizar, según lo indicado supra, la gama de esfuerzos estatales dirigidos al desarrollo nacional integral.

  • Comparta este artículo
Opinión

Administración pública y dirección gubernativa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota