Opinión

Adaptar programas educativos para afrontar cambios

Actualizado el 30 de agosto de 2012 a las 12:00 am

Es necesario adaptarlos programas educativos a las demandas del mercado

Opinión

Adaptar programas educativos para afrontar cambios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Adaptar programas educativos para afrontar cambios - 1
ampliar
Adaptar programas educativos para afrontar cambios - 1

Estamos hoy en un cambio de paradigmas. En primaria y secundaria aún prevalecen programas de estudio rutinario de poca utilidad para una época de transformaciones sociales, y cuando se promueven innovaciones, surgen voces de oposición de los gremios, curas y pastores.

Algo similar sucede en la mayoría de las universidades públicas y privadas. Estas mantienen desde su fundación (salvo algunas excepciones), carreras que tienen poca demanda en el mercado laboral.

La falta de una visión futurista de quienes diseñan y aprueban el currículo de estudio afecta a miles de estudiantes, quienes una vez con el título bajo el brazo no encuentran trabajo, dada la poca o nula demanda laboral de la carrera que escogieron, pues no responde a los requerimientos del sector productivo.

De ahí surge la frustración y el endeudamiento de la familia que tenía su esperanza en el estudio como medio lícito de movilidad social.

Un vivo ejemplo de la anterior afirmación lo constituyen los miles de graduados en la carrera de Preescolar. Estos educadores, ante la drástica disminución de la tasa de natalidad, no encuentran trabajo. Por ello están sentenciados a unirse a la fila ingrata de los desocupados con título universitario, o bien, reciclarse en otras profesiones.

Este siglo XXI requiere cambios oportunos, especialmente en el campo de la educación, ya que es el motor que mueve el progreso de una nación y el crecimiento cualitativo de sus habitantes.

Si Costa Rica pretende mantener su prestigio en el ámbito de sus recursos humanos, debe ajustar sus planes y programas de estudio desde primaria hasta la universidad, incorporando nuevos temas de estudio que permitan al estudiante insertarse con éxito en esta sociedad globalizada.

Uno de los temas por incorporar debería ser el emprendedurismo en sus diferentes dimensiones. Es decir, formar jóvenes capaces de sobresalir y no solo sobrevivir, aprovechando las oportunidades y competencias que se les presenten, sin doblegarse ante las vicisitudes y penalidades.

Si desde temprana edad formamos escolares y colegiales emprendedores, tendríamos futuros empresarios exitosos. Por tanto, todos los estudiantes de la educación básica, media y universitaria, así como de los institutos de formación y capacitación, deberían recibir, durante su vida académica, asignaturas relacionadas con la creación de empresas; esto los capacitaría para montar su propio negocio u ofrecer sus servicios y conocimientos.

PUBLICIDAD

Así lo comprendieron, en su momento, algunas universidades públicas que facilitaron la incursión de sus estudiantes en proyectos de incubación de empresas, especialmente en las carreras de Administración de Negocios y afines.

A esta nueva corriente se ha unido la Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras, del Ministerio de Educación Pública (MEP). Dicha dependencia realizará los días 3, 4, 5 y 6 de setiembre 2012, en el Colegio Técnico San Isidro de Pérez Zeledón, una singular feria denominada Feria de Exposición Nacional de Planes de Negocios de Jóvenes Emprendedores.

El histórico Concilio Vaticano Segundo, efectuado entre 1962-1965 reemplazó el latínen la celebración de la misa por los idiomas nacionales, avaló mayor contacto de las congregaciones religiosas con las necesidades sociales... Dicho cambio histórico evitó la migración de millones de católicos hacia otras iglesias o sectas religiosas.

La actual mandataria, Laura Chinchilla Miranda, aprobó para el cuatrienio 2010-2014 UNA POLITICA NACIONAL DE EMPRENDIMIENTO, para fomentar la cultura emprendedora; sin embargo, falta revitalizarla con créditos oportunos y darle mayor protagonismo en todo el ámbito nacional.

Por todas estas consideraciones de orden sociológico y sentido común del país, corresponde a la actual administración, especialmente al ministro de Educación, Leonardo Garnier, y a las autoridades del Consejo Superior de Educación ajustar, con visiónpatria, su oferta educativa, basada en el rescate de valores, normas de urbanidad y civismo,respeto por la vida humana y fomento de la cultura emprendedora, para que las presentes y futuras generaciones puedan hacer frente a esta etapa de cambios que experimenta el planeta Tierra.

  • Comparta este artículo
Opinión

Adaptar programas educativos para afrontar cambios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota