Opinión

EDITORIAL

La familia, clave en el éxito escolar

Actualizado el 10 de abril de 2014 a las 12:05 am

El análisis de las pruebas PISA demuestra que la disposición de la familia hacia la enseñanza es un componente fundamental del rendimiento

El entorno familiar puede ser más determinante que la institución donde se estudia, sea esta pública o privada

Opinión

La familia, clave en el éxito escolar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El entorno familiar y la actitud hacia el aprendizaje son claves para el éxito escolar y pueden ser más determinantes que la institución donde se estudia, sea esta pública o privada. Esa es una de las conclusiones del análisis de las pruebas internacionales PISA, el más prestigioso benchmarking o análisis comparativo trienal sobre la educación en el mundo, en el que Costa Rica participa desde el 2009.

Mientras que en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), solo un 14,6% de la variación en el rendimiento está asociado con el nivel sociocultural y de ingresos del grupo familiar, en el nuestro, un 43% se relaciona con las características personales del estudiante y su contexto social.

Este hallazgo, divulgado por el IV Informe Estado de la Educación , no es una sorpresa y coincide con otros estudios. Latinoamérica es una de las regiones más desiguales del planeta y su sistema de enseñanza reproduce la segmentación socioeconómica y geográfica de la sociedad, segregada entre zonas urbanas y rurales. Por lo tanto, las escuelas y colegios no son el único factor a tomar en cuenta en el logro estudiantil y sobre él pesan de forma aplastante las brechas, inequidades y falta de oportunidades.

El análisis de las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés), demuestra que la disposición de la familia hacia la enseñanza es un componente fundamental del rendimiento: “la actitud hacia la lectura, las estrategias para resumir un texto y la ubicación del distrito al que pertenece el colegio”, recalcó Isabel Román, coordinadora del Estado de la Educación .

A pesar de la enorme distancia entre la mejor formación del mundo (la de los países asiáticos) y la de Latinoamérica (la peor calificada en las pruebas PISA), este es un elemento común en ambas regiones. Es decir, la tecnología, la infraestructura y el ambiente escolar son esenciales; sin embargo, estos elementos deben verse potenciados por un ambiente familiar estimulante, en el cual la educación y las expectativas individuales sean altamente valoradas.

El diagnóstico del Estado de la Nación pone de manifiesto la relevancia de la lectura, la comprensión de texto y el desarrollo de las competencias lingüísticas en el desempeño. Por supuesto, es difícil separar estas destrezas del ámbito social en el que se fomentan, generalmente asociado con los hogares de mayores ingresos. Son estas condiciones, no que la institución educativa sea pública o privada, las que marcan la diferencia en el éxito escolar y donde se concentra el desafío de nuestro país y de Latinoamérica.

Otro aspecto es el prestigio social de valores como el esfuerzo, la realización individual y el compromiso, que son altamente reconocidos en Asia. Como ha expresado en diferentes oportunidades el Dr. Víctor Buján: “Hay un factor primordial en el que debe trabajar Costa Rica, y es la cultura general que existe de rechazo hacia la matemática y debe existir más colaboración de los familiares de los niños y jóvenes para que se esfuercen y se disciplinen”.

Cuando el país decidió someterse a la medición PISA, hace cinco años, no lo hizo pensando que las pruebas iban a ser mejores que las de Latinoamérica sino con el objetivo de disponer de un marco de referencia sobre las debilidades y fortalezas del sistema. Sus resultados someten la política educativa a tres grandes ámbitos de intervención: el institucional, en el que tiene injerencia directa el Estado, el contexto socioeconómico y el familiar, los cuales atañen a las condiciones personales de los estudiantes.

Las conclusiones del Estado de la Nación nos recuerdan que todo sistema educativo está integrado por esos tres componentes y que los padres deben verse involucrados activa y decididamente en el logro de sus hijos. En Costa Rica, donde de modo creciente se valora la educación privada, hay que tener claro que no es suficiente con pagar una matrícula costosa y desentenderse del resultado para garantizar una enseñanza de calidad. Es igualmente importante el acompañamiento por parte del grupo familiar.

Las pruebas PISA también son un recordatorio feaciente de la importancia de la promoción de la lectura y del buen uso del lenguaje para el desarrollo de habilidades matemáticas y lógicas que les permitan a todos los estudiantes incorporarse competitivamente a la economía del siglo XXI.

  • Comparta este artículo
Opinión

La familia, clave en el éxito escolar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota