Opinión

EDITORIAL

Ocho años de avance educativo

Actualizado el 19 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Con Leonardo Garnier al frente del MEP la educación recuperó un lugar preponderante en la agenda de desarrollo y en el establecimiento de políticas públicas a mediano y largo plazo

La reforma de las normas reguladoras de la promoción y la repitencia, los nuevos programas para la educación sexual y el impulso a la tecnología en las aulas fueron exitosos ejemplos de su plan

Opinión

Ocho años de avance educativo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El pasado 10 de febrero, el doctor Leonardo Garnier inauguró su último curso lectivo como ministro de Educación Pública (MEP) tras ocupar el cargo durante ocho años y dos administraciones. Este hecho, por sí mismo, no es un logro pequeño tratándose de una cartera estratégica y conflictiva que, al mismo tiempo, es una de las instituciones más grandes y complejas de Centroamérica, integrada por 65.000 docentes y 940.000 estudiantes.

Garnier no solo supo imprimirle un estilo personal y desenfadado a su gestión sino devolverle un espíritu innovador a una administración paralizada por el miedo al cambio, la burocracia y la inercia, en la que los procedimientos se habían superpuesto a la razón de ser de la enseñanza: el alumno y el acto lúdico de aprender.

En el 2011, el Tercer Estado de la Educación reconocía que: “En los últimos cinco años el sistema educativo costarricense experimentó cambios positivos, que lo sacan del estancamiento de las últimas décadas. Aumentó el financiamiento a la educación pública, se ampliaron las coberturas en preescolar y secundaria, así como en el ámbito universitario. En la educación general básica se fortalecieron los programas de equidad y aumentó la retención estudiantil”.

Por supuesto, estos resultados no resuelven “de la noche a la mañana” -en palabras del propio ministro- el rezago histórico que hace que un 80% de la población que habita fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM) no haya concluido el bachillerato. Tampoco son independientes de los gobiernos de Óscar Arias Sánchez y Laura Chinchilla que le dieron sustento económico y apoyo político. Son “pasos en la dirección correcta”, como afirman numerosos diagnósticos, que deben continuar y acrecentarse en la próxima administración.

Más allá de las reformas puntuales de estos ocho años, especialmente significativas en las áreas curriculares, de promoción y repitencia, quizá lo más importante es que la educación recuperó un lugar preponderante en la agenda de desarrollo y en el establecimiento de políticas públicas a mediano y largo plazo.

El ministro llegó al cargo en el 2006 decidido a reducir la deserción en secundaria y revirtió esta tendencia hasta el 2011, cuando volvió a crecer. Una de las virtudes de su estilo fue hablar pública y honestamente sobre las dificultades para alcanzar los objetivos planteados. En ese momento admitió que para retener a los estudiantes en las aulas no eran suficientes las becas y otras ayudas económicas sino un mejoramiento integral del sistema educativo, que involucrara materias más atractivas como tecnología, artes y deportes, así como infraestructura, espacios de convivencia y métodos novedosos.

PUBLICIDAD

Con el estilo franco y directo que lo caracterizó durante su periodo, Garnier explicó que la reforma de las normas reguladoras de la promoción y la repitencia, aprobadas en el 2008, se originó en la sencilla pregunta de un alumno: “Ministro, si pierdo una materia, ¿por qué tengo que repetirlas todas?”.

Después de un año de análisis, la institución decidió permitir a los estudiantes que llevaran de nuevo la asignación reprobada, pero no obligarlos a realizar todo el curso. Esta modificación, que permitió un cambio en la rígida cultural institucional del MEP, redujo la frustración de los escolares “quedados” y se convirtió en un modelo internacional en contra de la deserción.

En 2012, Garnier salió victorioso y fortalecido de su annus horribilis . A principios de año soportó la presión de la industria alimentaria cuando estimuló la venta de alimentos sanos por medio de un reglamento para el funcionamiento y administración de las sodas en escuelas y colegios. En el mes de julio, la Sala Constitucional recibió más de 2500 recursos de amparo en contra de los nuevos programas de educación para la sexualidad y la afectividad, los cuales fueron rechazados.

“Los nuevos programas de educación sexual conciben la sexualidad como un proceso potenciador del desarrollo de una personalidad sana y autorrealizada y contribuyen a la calidad de la vida de las personas, de la familia y la sociedad”, declaró Garnier, en agosto pasado al ser homenajeado por el XVIII Congreso Nacional de Pediatría.

El proyecto “Ética, estética y ciudadanía”, que hizo posible la introducción de contenidos artísticos, musicales y cívicos, el Festival Estudiantil de las Artes, el Programa Nacional de Convivencia y las innovaciones en la enseñanza de la lógica, las matemáticas y los estudios sociales son otros logros que merecen destacarse. Estos resultados no anulan automáticamente los grandes desafíos que debe enfrentar Costa Rica en el campo educativo, pero alumbran el camino a seguir.

  • Comparta este artículo
Opinión

Ocho años de avance educativo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota