Opinión

EDITORIAL

Tasas de interés de referencia

Actualizado el 17 de abril de 2017 a las 12:00 am

Actores del mercado financiero proponen utilizar tasas que reflejen más las circunstancias del mercado local y que discriminen según los plazos de las operaciones pasivas de interés

Para lograr ese avance es necesario que las metodologías de cálculo adoptadas sean, al decir popular, “a prueba de balas”; que no estén sujetas a influencias indebidas

Opinión

Tasas de interés de referencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En un entorno de alta integración financiera internacional y de cambiante inflación, doméstica y externa, como el que se vive en el mundo desde hace décadas, conviene que las tasas de interés –tanto las pasivas (lo que se paga a ahorrantes) como las activas (lo que se cobra a prestatarios)– sean variables y no fijas. Esto cobra especial importancia cuando se trata de operaciones de ahorro y crédito con plazos que van más allá de un año.

La función de una tasa variable es eliminar la incertidumbre que de otra manera operaría en el costo de reposición de los recursos utilizados por los intermediarios financieros para conceder créditos. Esto es deseable, pues, a fin de cuentas, los bancos y financieras no son casinos (ni pueden serlo, pues lo que mayoritariamente administran son recursos de terceros) y, por ende, no deben arriesgarse a perder, por factores fuera de su control, en sus operaciones activas y pasivas.

La regla lógica, y así también lo indica la normativa legal, es que las tasas utilizadas para referencia sean objetivas y no dependan de la voluntad de solo una de las partes de la transacción. El ideal es que sean condicionadas por la actividad de muchos actores y que su cómputo lo haga un tercero.

En Costa Rica, la tasa básica pasiva (TBP) que para operaciones denominadas en colones calcula el Banco Central, y las tasas internacionales Libor y Prime, para operaciones en dólares, han desempeñado ese papel. Las operaciones crediticias se acuerdan sobre la base de alguna de esas tasas, más un margen ( spread ) para cubrir costos y utilidad de quienes conceden los créditos.

A pesar de su importancia, a la TBP se le ha criticado por no distinguir entre plazos de las captaciones, lo cual le resta utilidad, pues las operaciones de ahorro y crédito sí están sujetas a plazos diversos. Las tasas Libor y Prime tienen la peculiaridad de que reflejan las circunstancias financieras externas, no necesariamente las del mercado local. En efecto, los costos de captación y de concesión de préstamos en Costa Rica normalmente son distintos a los de Alemania o Estados Unidos, entre otros, por el mayor “riesgo país” local.

Esto ha llevado a algunos actores en el mercado financiero nacional a considerar la conveniencia de utilizar tasas de interés (tanto para operaciones denominadas en colones como en dólares u otras monedas) que reflejen más las circunstancias del mercado local y que discriminen según los plazos de las operaciones pasivas (es decir, si las captaciones son a uno, tres, seis o más meses) y que no sean solo un promedio de todos los plazos. Esto constituye un avance, pero, para materializarlo, es necesario que las metodologías de cálculo adoptadas sean, al decir popular, “a prueba de balas”; que no estén sujetas a influencias indebidas, como podrían ser factores monopolísticos o conductas claramente oportunistas.

Como hemos informado, por ejemplo, el pasado 8 de abril (“ Bancos rehúsan utilizar tasa efectiva en dólares de BCCR ”), en la actualidad tanto la Asociación Bancaria Costarricense como la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras se encuentran abocadas al estudio de una metodología para computar las tasas de interés de referencia, tanto para operaciones en colones como en dólares, que podría sustituir, con provecho, el uso de referencias internacionales como son la Libor y la Prime.

Aunque justo es mencionar que las tasas Prime y Libor han desempeñado, y se espera continúen haciéndolo, un papel importante no solo en el mercado internacional sino en nuestro mercado financiero, esperamos que las citadas cámaras tengan éxito en su ejercicio y que tanto deudores como acreedores en operaciones a mediano y largo plazo puedan derivar beneficio de ello.

  • Comparta este artículo
Opinión

Tasas de interés de referencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota