Opinión

EDITORIAL

Repunte de la construcción

Actualizado el 28 de enero de 2013 a las 12:00 am

El repunte de la construcción en el 2012 se manifestó en forma generalizada, especialmente en viviendas individuales, que crecieron a una tasa del 22%

En total, la construcción generó 80.000 empleos, contribuyendo así al mejoramiento económico y social de los costarricenses

Opinión

Repunte de la construcción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Contrario a lo que acontece en otros sectores de la producción nacional, la construcción ha venido mostrando un gran dinamismo en los últimos 20 meses. Mientras el índice mensual de actividad económica (IMAE) muestra una desaceleración pronunciada, la construcción creció un 17% en el 2012 comparado con el año anterior según el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, y un 11% según la Cámara de la Construcción (ambas medidas basadas en el número de metros cuadrados construidos). La divergencia probablemente obedece a factores metodológicos pero, en todo caso, las cifras son muy positivas. ¿Qué factores inciden en el repunte? ¿Será sostenible durante el presente y los próximos años?

Para comprender la caída y reactivación de la construcción, debemos ubicarnos en un contexto económico más general. Durante la crisis económica internacional, la construcción cayó fuertemente aquí y en muchas otras partes del mundo. La burbuja inmobiliaria creada con anterioridad, motivada por una combinación de factores, incluyendo bajas tasas de interés, expansión crediticia, especulación con instrumentos derivados de alto riesgo y un frenesí de gasto que no se correspondía con la realidad de los ingresos y salarios, incrementó la demanda de bienes raíces y provocó aumentos extraordinarios en los precios.

La construcción creció por encima de la expansión económica general hasta que la burbuja reventó. La situación no era sostenible. Después, cayeron abruptamente los precios, y la construcción prácticamente se paralizó. Costa Rica no fue la excepción. Desafortunadamente, nadie en el sector previó la crisis inmobiliaria. Para equilibrar de nuevo la oferta y la demanda, y restablecer el equilibrio, debían pasar varios años, primero de caída y, luego, menor expansión en el número de metros cuadrados construidos, hasta la plena recuperación, aún por venir.

En Costa Rica todavía se está en el proceso de corrección de precios y cantidades. Según Aleida Bonilla, presidenta de la Cámara de Corredores de Bienes Raíces, no se descarta que algunas propiedades estén aún tasadas a un valor inflado. Poco a poco el mercado se irá corrigiendo, aunque las autoridades municipales no lo vean así e insistan en impuestos sobre valores ajenos a la realidad, lo cual va en detrimento de los contribuyentes y de la construcción en general.

PUBLICIDAD

El repunte de la construcción en el 2012 se manifestó en forma generalizada, especialmente en viviendas individuales, que crecieron a una tasa del 22%, y también en centros comerciales, hoteles, centros de diversión e infraestructura pública. Además, influyeron el repunte de la inversión extranjera, que ha comenzado a reactivar el mercado de bienes raíces en Guanacaste y el Pacífico central, y la simplificación de trámites para conceder permisos, que acortaron prácticamente a la mitad los plazos establecidos. En total, la construcción generó 80.000 empleos, contribuyendo así al mejoramiento económico y social de los costarricenses.

Este año, la expansión del sector se estima similar a la del año pasado, y vendrá por una doble vía: construcción pública (infraestructura; escuelas, vivienda de interés social) y la continua expansión de la construcción de viviendas privadas, estimulada por la caída en las tasas de interés en moneda nacional y las bajas tasas prevalecientes en moneda extranjera, que han permitido una alta expansión crediticia. Pero en ambos aspectos se impone agregar una nota de cautela. El endeudamiento en dólares para adquirir viviendas a largo plazo puede resultar muy riesgoso para los deudores no generadores de ingresos en esa moneda, por las vicisitudes del mercado cambiario a mediano y largo plazo.

Si bien las cotizaciones han estado estancadas en los dos últimos años, la situación podría variar cuando cambien las circunstancias financieras en la economía internacional.

Con respecto al crédito en colones, las entidades financieras deben ser muy cuidadosas al calificar a los deudores en la coyuntura actual, de estancamiento mundial y menor crecimiento económico interno, para no incrementar la morosidad.

A este respecto, los bancos públicos deben ser todavía más cuidadosos, pues se han llenado de propiedades inmuebles que no han podido colocar satisfactoriamente, según informaciones reveladas en este periódico. Congelar activos por montos importantes les resta capital de trabajo que bien podrían destinar a otras actividades productivas.

El Conassif también debe revisar sus políticas microprudenciales, con el doble propósito de desestimular el ingreso de capitales con esos fines y evitar el surgimiento de otra burbuja inmobiliaria.

  • Comparta este artículo
Opinión

Repunte de la construcción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota