Opinión

EDITORIAL

Reducción de la pobreza

Actualizado el 01 de noviembre de 2016 a las 12:00 am

El índice de pobreza cayó a 20,5% para ubicarse en el nivel más bajo de los últimos siete años. Es una muy buena noticia, pero es preciso tomarla con cautela

Si los estudios hechos hasta ahora llevan razón, la pobreza en Costa Rica sería mucho menor si los recursos destinados a combatirla se aprovecharan mejor

Opinión

Reducción de la pobreza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El índice de pobreza cayó al 20,5% para ubicarse en el nivel más bajo de los últimos siete años. Es una muy buena noticia, pero es preciso tomarla con cautela. Hace más de siete años hubo una reducción similar, pero el terreno ganado se perdió en los años siguientes hasta llegar a un punto bajo a finales de la administración pasada.

Muchos factores inciden en los modestos movimientos del índice. Este año, la variación es estadísticamente significativa, pero no deja de ser de 1,2 puntos porcentuales en relación con la medición anterior. Pasamos de 21,7% de hogares en condición de pobreza a 20,5%.

Eso significa, según la Encuesta Nacional de Hogares, que 10.400 familias salieron de la pobreza. Además, hay 9.700 hogares que ya no están en la pobreza extrema. El efecto invita a celebrar y hacer votos por que, en esta oportunidad, los avances puedan conservarse.

Sin embargo, es preciso contemplar el panorama con realismo y reconocer la fragilidad del progreso conseguido. Además, es necesario comparar los resultados con la creciente inversión social. Si los estudios hechos hasta ahora llevan razón, la pobreza en Costa Rica sería mucho menor si los recursos destinados a combatirla se aprovecharan mejor.

El índice de pobreza ronda la quinta parte de la población desde hace muchos años, pero estamos entre los países latinoamericanos con mayor inversión social. Costa Rica dedica alrededor del 20% del producto interno bruto (PIB) a ese rubro y, según los estudiosos, esos recursos deberían ser suficientes para conseguir reducciones mayores del índice de pobreza.

La más reciente reducción, sin embargo, no parece descansar en un cambio significativo en la administración del gasto social. Si las listas de beneficiarios de los programas del Instituto Mixto de Ayuda Social se depuraran, dijo el año pasado el Informe del Estado de la Nación, los recursos alcanzarían para atender al 70% de los pobres o al 94% de los hogares en pobreza extrema.

La quinta parte de los beneficiarios del programa Avancemos no utilizan la ayuda para permanecer en el sistema educativo y casi la tercera parte (32%) de los usuarios de comedores escolares no califican para recibir el beneficio. El óptimo empleo de esos recursos permitiría atender a todos los necesitados y brindar el servicio durante las vacaciones, cuando las necesidades nutricionales de los niños son mal atendidas.

La atención de la pobreza también ha cultivado una amplísima burocracia. Hay 34 programas de importancia y su administración depende de 22 instituciones diferentes. Aparte del costo del aparato burocrático, el desorden institucional produce dispersión, duplicación de funciones, alienta el desperdicio y crea oportunidades de abuso.

El diputado Ottón Solís, del gobiernista Partido Acción Ciudadana (PAC), propuso cerrar instituciones del sector social sin reducir un céntimo del presupuesto dedicado a combatir la pobreza. Su propósito no es ahorrar, sino aumentar la eficacia de la ejecución del presupuesto. La burocracia no tardó en percibir la amenaza y reaccionar en defensa de sus fuentes de ingreso.

Los problemas del sector social del Gobierno han sido diagnosticados en múltiples oportunidades. Mientras no se resuelvan las fallas estructurales, las oscilaciones del índice de pobreza serán limitadas y precarias. Es preciso enfrentar el problema con reformas y políticas de Estado aptas para asegurar el óptimo aprovechamiento de la inversión social, incluida la reducción de las fugas del gasto hacia la satisfacción de exigencias de la clase media.

  • Comparta este artículo
Opinión

Reducción de la pobreza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota