Opinión

EDITORIAL

Recuperación económica

Actualizado el 01 de febrero de 2010 a las 12:00 am

 La situación económica en el 2010 y 2011 será mucho más favorable que la experimentada en el 2009

 Nuestras autoridades no deberán bajar la guardia para evitar los riesgos apuntados en este editorial y aprovechar las oportunidades que se podrían presentar

Opinión

Recuperación económica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todas las proyecciones de crecimiento de la producción apuntan, al fin, hacia números positivos. En el plano internacional, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta ahora un crecimiento de la economía mundial superior al originalmente previsto; la economía norteamericana abandonó la recesión desde el último trimestre del 2009 al registrar un crecimiento muy positivo en ese periodo; Asia continúa en franca expansión; la economía latinoamericana también crecerá este año más de lo proyectado, y, en nuestro medio, el Banco Central de Costa Rica acaba de pronosticar una expansión favorable para el 2010 y 2011.

Según la última publicación del FMI, disponible en su página web, el crecimiento de la economía mundial para el 2010 acaba de ser revisado al alza. En vez de una expansión del 3,1% originalmente previsto, se proyecta un crecimiento real de casi el 4% en 2010 y del 4,3% en 2011. Los países asiáticos, particularmente China (10%), liderarán la expansión, mostrando un crecimiento conjunto del 6% este año y del 6,3% en el 2011. En cambio, los países desarrollados mostrarán una recuperación modesta, alrededor del 2%, y dentro de ellos, los EE. UU. crecerán casi un 3%, mientras que las naciones europeas apenas registraran un 1% de expansión real. Latinoamérica ofrecerá posibilidades interesantes de intercambio, pues el PIB real (conjunto) es un 3,7%, y en Costa Rica la producción subirá un 3,2% en términos reales, porcentaje ligeramente inferior al del promedio de la región.

Estas cifras y proyecciones tomadas individualmente son buenas noticias. Pero, además, se complementan. Para todas las economías pequeñas y abiertas, como la nuestra, la expansión de la economía mundial representa mayores posibilidades de aumentar las exportaciones, lo cual incrementa la producción local, el empleo y las posibilidades de mejorar los salarios reales. Además, las mayores ventas de las empresas locales al exterior aumentaran sus utilidades y tenderán a mejorar los ingresos fiscales. Definitivamente, la suerte de la recuperación en Costa Rica estará siempre ligada a la de la economía mundial, particularmente a la de los Estados Unidos que ahora se encuentra en proceso de expansión. Ahora podremos cosechar más puntualmente los beneficios del tratado de libre comercio (TLC) con esa nación y aprovechar la nueva fase expansiva celebrando nuevos tratados comerciales con otras naciones del mundo.

PUBLICIDAD

Dicho lo anterior, es importante tener presente que no se han eliminado aún los riesgos de una posible recaída de la economía mundial, según advierten los analistas. De acuerdo con las fuentes consultadas, particularmente el FMI, la expansión de los países desarrollados depende mucho de los masivos programas de ayuda gubernamental y de los bancos centrales al sector privado, pues la demanda de los consumidores particulares aún no se recupera plenamente del fuerte impacto de la recesión. Si los planes de ayuda se rescindieran anticipadamente, o se abortaran por las limitaciones fiscales del incremento de la deuda que comienzan a experimentar, se podría producir un nuevo bajonazo del consumo y la inversión, con efectos negativos en las exportaciones de los países en desarrollo. Por lo tanto, nuestras autoridades deben darle un atento seguimiento a lo que ocurre en otras naciones del mundo para prevenir una nueva recesión.

Afortunadamente, el Gobierno de los Estados Unidos ha comprendido bien estos retos y ha anunciado nuevas medidas de estímulo al sector privado, incluyendo reducciones de impuestos a las pequeñas empresas y a los contribuyentes de ingresos medios y bajos, para estimular el gasto y continuar la expansión de la producción que se viene registrando desde finales del año anterior. En ese sentido, el discurso del presidente Obama ante el Congreso de esa nación la semana pasada es muy alentador.

Y, aunque encuentra oposición política en el Congreso, es de esperar que sus políticas prevalezcan y contribuyan a mejorar no solo su propia economía, sino la de las demás naciones del mundo, incluyendo la nuestra.

Por todo lo anterior, creemos que la situación económica en el 2010 y 2011 será mucho más favorable que la experimentada en el 2009. En mucho contribuirán las expectativas más favorables que mantienen nuestros consumidores, tal y como advirtió el Banco Central. Pero nuestras autoridades no deberán bajar la guardia para evitar los riesgos apuntados y aprovechar las oportunidades que se podrían presentar.

  • Comparta este artículo
Opinión

Recuperación económica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota