Opinión

EDITORIAL

Propuesta irresponsable

Actualizado el 03 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Un grupo de personas convoca, mediante las redes sociales, una manifestación frente a la Casa Presidencial para exigir la renuncia del mandatario Luis Guillermo Solís

La coincidencia de fecha entre el desafortunado llamado a esa protesta y el del movimiento “Ya no más Recope” obliga a pensar mal

Opinión

Propuesta irresponsable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bajo el velo del anonimato, un grupo de personas convoca, mediante las redes sociales, una manifestación frente a la Casa Presidencial para exigir la renuncia del mandatario Luis Guillermo Solís. En un país de hondas raíces democráticas y gran fortaleza institucional, el irresponsable desaguisado no tendrá éxito.

Más allá de las opiniones sobre el desempeño de este y cualquier otro gobierno, los costarricenses somos fieles a nuestras instituciones. Comprendemos el valor de la democracia para la vida civilizada y solo conocemos el cambio por el camino de las urnas, bien vigilado por el Tribunal Supremo de Elecciones. La presidencia y el presidente no son lo mismo, a diferencia de la monarquía clásica, donde el rey y la corona se fundían en una sola cosa. El presidente deja el poder cumplido el periodo constitucional, pero la presidencia permanece intacta, no importa el desempeño de quien la haya ocupado, siempre en forma temporal.

El llamado a la manifestación extremista está condenado al fracaso y apenas merecería comentario, pero brinda la oportunidad de reafirmar el compromiso con la institucionalidad y la permanente decisión de defenderla. El presidente lo calificó de “despropósito” y se quedó corto. Es una grave irresponsabilidad, aunque no llegue a tener consecuencias.

La fecha de la convocatoria, 8 de noviembre, llama la atención. Ese mismo día, el grupo “Ya no más Recope” hará una manifestación, muy diferente en método y objetivos. En el estricto marco de la institucionalidad democrática, los dirigentes de este último movimiento dan la cara y convocan un ejercicio del derecho fundamental a la protesta, no con la intención de subvertir el orden constitucional, sino de expresar agravios relacionados con el manejo de asuntos públicos específicos.

Manifestaciones como la de “Ya no más Recope” y otras que pudieran surgir, no importa su orientación, son una importante práctica de civismo, equilibrado y pacífico, frente al extremismo de la convocatoria anónima, cuyos impulsores proponen imitar a Guatemala y Ucrania, sin reparar en las grandes e históricas diferencias entre esos países y el nuestro.

La coincidencia de fecha entre el desafortunado llamado a la manifestación ante la Casa Presidencial y la convocatoria de “Ya no más Recope” obliga a pensar mal. Cuando la invitación extremista comenzó a circular, la fecha fijada para la protesta de “Ya no más Recope” era bien conocida. Además, este último movimiento demostró, no hace mucho, capacidad de reunir a un importante grupo de ciudadanos.

La cita a una manifestación, en la misma fecha, para pedir la renuncia del presidente, puede tener el inconfeso interés de crear confusión, aprovechar el poder de convocatoria de “Ya no más Recope” para promover el desorden o, simplemente, dividirlo. En cualquier caso, es preciso estar atentos al uso de las redes sociales con semejantes fines.

El anonimato proporcionado por la Internet auspicia el abuso. Los organizadores de la protesta frente a la Casa Presidencial ofrecen razones irrisorias para no dar la cara. Según dicen, el propósito es garantizar su seguridad e integridad física debido a “varias amenazas”. Pero los organizadores de “Ya no más Recope” y los de otras protestas de diferente signo no temen revelar sus identidades en un país donde la violencia política siempre causa repudio.

Tampoco la prensa nacional, frente a muy públicas amenazas, ha dejado de formular lealmente sus críticas y denuncias. Ese es el camino costarricense y no debemos abandonarlo, precisamente, para no imitar a Guatemala o a Ucrania.

  • Comparta este artículo
Opinión

Propuesta irresponsable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota