Opinión

EDITORIAL

Precios de los granos básicos

Actualizado el 08 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Según el Banco Mundial, las cotizaciones de los granos básicos y otras materias primas bajarían en 2012 y volverían a reducirse en 2013

Las rebajas deben ser trasladadas a los consumidores, cuyos intereses deben ser protegidos por las autoridades

Opinión

Precios de los granos básicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Varios aspectos importantes sobre la evolución y perspectivas de los precios de los granos básicos deben ser discutidos con mayor profundidad: se frenó el alza en las cotizaciones internacionales de ciertos productos básicos, pero, según los productores y comerciantes locales, el respiro será temporal porque “pronto se podrían acelerar de nuevo”.

La consecuencia de sus declaraciones es que la reducción de precios no se trasladará a los consumidores. Por eso es importante preguntar qué podrían o deberían hacer nuestras autoridades para proteger los legítimos intereses de los consumidores costarricenses.

El estudio detallado del Banco Mundial sobre el tema (Prospects for Commodity Markets), publicado en junio de este año, identifica las causas del alza de los granos básicos, al igual que los de otras materias primas, en el mercado internacional. También las razones por las que bajaron este año y el pronóstico de lo que podría suceder en adelante. Ese pronóstico difiere, en parte, de lo aseverado por nuestros productores.

Durante el período comprendido entre el 2005 y el 2011 los precios (nominales) de los granos básicos crecieron un 81% y sufrieron una volatilidad del 78%. Entre las causas se citan el fuerte incremento en el costo de los fertilizantes (191%), el alza del valor del crudo (142%) que influye directamente en la producción de insumos y trasiego de comestibles, la producción de biodiésel, que se incrementó en un 188% y absorbió una mayor área sembrada, la reducción de inventarios (-15%) y, desde luego, la depreciación del dólar en el mercado internacional, moneda en la que se cotizan y transan estos productos, al igual que el petróleo. Además, se presentó un nuevo fenómeno típicamente asociado con la crisis económica internacional: el atractivo de esas y otras materias primas para los fondos de inversión debido a la crisis de las acciones en las bolsas de valores. Esa inversión se incrementó en un 188% con respecto a lo registrado hasta el 2005. Algunos lo consideran un fenómeno especulativo; otros lo denominan arbitraje en los mercados financiero y real, producto de la anticipación de movimientos en la oferta o la demanda.

Durante la crisis, se dispararon abruptamente los precios de los granos básicos y del petróleo, hasta finales del 2011. Conforme la economía mundial se comenzó a recuperar, bajaron, sobre todo en la primera parte del 2012. Posteriormente, al agudizarse la situación en la Unión Europea e incrementarse la tensión geopolítica en el Medio Oriente (Irán), el valor del crudo subió, seguido por los precios de los granos básicos. Y no fue sino hasta hace poco cuando los precios de los granos comenzaron a moderarse al descender nuevamente los del petróleo. ¿Será ese descenso de carácter temporal, como afirman nuestros productores, sin que deba trasladarse a los consumidores en el mercado local?

PUBLICIDAD

No debemos hacernos demasiadas ilusiones. Según las proyecciones del Banco Mundial, varias de las causas que originaron el aumento aún permanecen latentes, como la debilidad de la economía mundial, las vicisitudes del dólar y el alto precio de los fertilizantes. Pero otras causas han cedido, como la especulación de los fondos de inversión en materias primas (los fondos no han crecido en el 2012). Además, la producción e inventarios en el mundo se perfilan más robustos, aunque no se ha evaluado todavía el impacto de la sequía en EE. UU., y los precios del petróleo permanecerán más estables. Por esas razones, el Banco Mundial estima que las cotizaciones de los granos básicos y otras materias primas, incluyendo productos sensibles para nuestro país como el café, bajarían en 2012 y volverían a reducirse en 2013. Los bienes agrícolas en general bajarían un 7,8% en 2012 y 4,4% en 2013; los comestibles bajarían un 2,7% y 5,7% respectivamente, y las bebidas, incluyendo el café, experimentarían una mayor caída, 19% y 2,7%, respectivamente. Esas caídas contrastan con las expectativas al alza de los productores nacionales, que aún no han trasladado los menores costos a los productores costarricenses.

¿Qué podrían hacer las autoridades nacionales, incluyendo el MAG y el MEIC, la Defensoría de los Habitantes y las cámaras empresariales y de consumidores, para defender a los costarricenses? Lo primero es interesarse en el tema y dar al país una respuesta. Pueden empezar por identificar estudios más actualizados que los del Banco Mundial e informar adecuadamente a productores y consumidores para que puedan adaptar sus estrategias. También es importante revisar las políticas comerciales para permitir la libre importación, sin aranceles ni trabas no arancelarias, de todos los granos básicos necesarios para consumo humano y la elaboración de alimentos concentrados para la producción animal.

Si las expectativas no apuntan hacia el alza en el mercado internacional, como afirman los empresarios, sino a la baja, como afirma el Banco Mundial, deben tratar de persuadirlos con los medios legales y morales a su disposición para que trasladen lo más pronto posible las reducciones a los usuarios. En el comercio exterior, el objetivo final debe ser el bienestar del consumidor costarricense.

  • Comparta este artículo
Opinión

Precios de los granos básicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota