Opinión

EDITORIAL

Mayor longevidad y mejor salud

Actualizado el 05 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Los nuevos desafíos de salud tocan en mucho las decisiones individuales

Se impone un abordaje integral, con alto componente educativo

Opinión

Mayor longevidad y mejor salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un interesante estudio dado a conocer hace pocos días por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ratifica, y a la vez aborda desde nuevas perspectivas, los principales desafíos de salud que enfrentamos como sociedad, ofrece importantes pistas para abordarlos y permite extraer una serie de conclusiones de gran relevancia inmediata y futura. Entre ellas, hay una que debe resonar con particular fuerza, porque nos involucra a todos: la salud de la población depende cada vez más de nuestros estilos de vida y, por tanto, es en buena medida un compromiso personal, en el que inciden decisiones que podemos, y debemos, controlar.

Lo anterior no implica, bajo ninguna circunstancia, una menor responsabilidad de las autoridades e instituciones encargadas del tema. Al contrario, demanda una mayor capacidad de iniciativa y respuesta de su parte ante las cambiantes realidades. A esto se añade la necesidad de extender las políticas e iniciativas de salud más allá del sistema que vela específicamente por ella, para que también se incorporen, de manera sistemática, a muchos otros ámbitos. Entre ellos están los programas educativos desde la edad preescolar, las dinámicas profesionales y laborales, la información sobre bebidas y alimentos, y las oportunidades de deporte, recreación y entretenimiento.

Hace algunas semanas, en otro editorial, destacamos un diagnóstico elaborado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre las necesidades financieras, a medio y largo plazo, que enfrentan los servicios de la Caja, como resultado de la mayor longevidad y una creciente prevalencia de enfermedades crónicas. Mencionamos que varias de las enfermedades más prevalecientes, como cáncer, diabetes, males cardiovasculares y trastornos psicológicos, se vinculan con nuestras formas de vida e interacción. El nuevo análisis, titulado “Primer estudio de carga de enfermedad y años de vida saludable”, arroja luz adicional al respecto, con lo cual amplía los puntos de referencia para ajustar políticas en la materia.

Una frase de Rocío Sánchez Montero, de la Dirección de Servicios de Salud de la Caja, en una información que publicamos el pasado miércoles, resume la necesidad de nuevos abordajes. “Necesitamos avanzar hacia una esperanza de vida saludable”, dijo, y también se refirió a la necesidad de “elevar la cantidad de años que una persona pueda vivir libre de enfermedad y discapacidad”. Se trata, en última instancia, de mejorar la calidad de vida, que cada vez es más prolongada.

Frente a esta realidad, es necesario que el concepto de “prevención”, que siempre ha sido una variable clave en las políticas nacionales, adquiera un carácter más amplio. Por ejemplo, el impulso a patrones de vida más sanos, con sus componentes de actividad física y mejor alimentación, debería ser parte integral de los programas de enseñanza, sobre todo en la niñez y adolescencia. También es necesario abordar la salud mental desde perspectivas integrales, sobre todo mediante la creación de oportunidades para neutralizar la angustia y el estrés.

Estos y otros abordajes novedosos que lleguen a emprenderse deben estar acompañados de campañas sistemáticas y bien orientadas para involucrar a la población. En este sentido, consideramos oportuno, como manifestó la presidenta ejecutiva de la CCSS, María del Rocío Sáenz, que la institución incremente los recursos dedicados a la promoción de la salud y la prevención de males crónicos. Esperamos que tenga el acompañamiento, en divulgación, compromiso y acción, de otras instituciones y del sector empresarial.

Estamos, como sociedad, ante un reto de enormes proporciones. Es resultado de los avances que nos han permitido combatir con éxito otras enfermedades (infecciosas, por ejemplo) y prolongar la longevidad; es decir, se origina en importantes cambios sociodemográficos. Por eso, tenderá a acrecentarse. Por eso, también, debemos prepararnos con la mayor eficiencia posible, no solo para la longevidad saludable, sino para atemperar los costos de atención que cada vez serán mayores.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mayor longevidad y mejor salud

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota