Opinión

EDITORIAL

Mantengamos grande a Costa Rica

Actualizado el 17 de noviembre de 2016 a las 12:00 am

Desafortunadamente, el país es testigo de un caso precoz de imitación del presidente electo Donald Trump

Otto Guevara expresó admiración por la campaña republicana y afirmó, erróneamente, que una mayoría del electorado “decidió apuntarse con esas propuestas”

Opinión

Mantengamos grande a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Uno de los temores suscitados por la victoria de Donald Trump es el surgimiento de imitadores en todo el planeta. Costa Rica, desafortunadamente, es testigo de un caso precoz. Otto Guevara, eterno candidato del Movimiento Libertario, encuentra enseñanzas en la campaña del presidente electo estadounidense, cuyo triunfo electoral le insufla nuevos “bríos”.

Trump inspira en el brioso líder libertario un inédito interés por el tema migratorio y la insatisfacción de los electores, sin mayores precisiones. Ante la Comisión de Asuntos Hacendarios, Guevara expresó admiración por el carácter “rompedor” y “retador” de la campaña republicana y afirmó, erróneamente, que una mayoría del electorado “decidió apuntarse con esas propuestas”.

En efecto, Trump rompió todos los límites del decoro en la política estadounidense, desde su apología de la tortura hasta la promesa de emplear el poder para encarcelar a su contrincante. Su campaña retó las fronteras del discurso político para dar carta de ciudadanía a expresiones hasta hace poco desterradas de los principales cauces del debate y condenadas a la marginalidad de la derecha más recalcitrante.

Guevara, como los seguidores de Trump, confunde el discurso desenfadado, incendiario e irrespetuoso con la franqueza. “Interesante, como reflexión, con el propósito de ver si nosotros deberíamos también empezar a explorar la posibilidad de ser muy sinceros con el electorado”, afirmó.

Si pasados tantos años el diputado necesitaba el triunfo de Trump para “explorar la posibilidad” de ser sincero, no podrá ofenderse si el electorado entiende que el giro en el lenguaje obedece a un nuevo impulso oportunista. El programa bajo consideración de Guevara no se aparta un milímetro del libreto de Trump. Aparte del lenguaje destemplado, habrá explotación del sentimiento contrario a la inmigración y una lectura del “mercado electoral” hecha a partir de las redes sociales, tan bien comprendidas por Trump. “Lo que se vio en esta campaña nos da más bríos, nos convence de que hay un electorado, y lo vemos no solo en Estados Unidos, hay un electorado cansado de ese nadadito de perro, de que pase una administración y otra sin resolver los problemas”, dice el libertario.

Llevado por su entusiasmo, Guevara no parece darse cuenta de que su inspirador y maestro ya emprendió la retirada en diversos frentes. Al parecer, no fue sincero, sino simplemente desenfadado, incendiario e irrespetuoso. En suma, dio rienda suelta a la demagogia.

A manera de adelanto, Guevara manifestó interés por las ideas de Trump sobre la nacionalidad de los hijos de inmigrantes nacidos en el país anfitrión. “Esos niños nacidos acá, según nuestra Constitución, son costarricenses. Sin embargo, esa política no es una política que se aplica en todos los países”, señaló el legislador.

También cuestionó el derecho de los inmigrantes a todo tipo de prestaciones sociales y pidió abrir un debate nacional donde, seguramente, dirá a los costarricenses que sus impuestos se utilizan para mantener a extranjeros cuya caracterización podemos imaginar. El libreto de Trump los calificaba de miserables y delincuentes.

Aunque el libertario pretendiera apartarse, en ese aspecto, de las enseñanzas de su flamante líder intelectual, debe estar prevenido del peligro de desatar demonios difíciles de controlar, como los liberados por Trump en Estados Unidos para gran preocupación del propio mandatario electo, según sus declaraciones a la prensa. La nuestra no debe ser tierra para sembrar el odio. A todos nos corresponde hacer a Costa Rica grande, no de nuevo, sino de siempre.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mantengamos grande a Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota