Opinión

EDITORIAL

La Fed, el FMI y la economía de EE. UU.

Actualizado el 01 de agosto de 2016 a las 12:00 am

La economía de EE. UU. goza, en términos generales, de buena salud, pero hay riesgos latentes y factores estructurales que no deben descuidarse

Si el crecimiento mermara, tendríamos que emprender reformas estructurales para mejorar la competitividad

Opinión

La Fed, el FMI y la economía de EE. UU.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay una gran coincidencia entre las opiniones del Banco de la Reserva Federal (conocido como la Fed) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el estado actual de la economía de los Estados Unidos (EE. UU.). Según los respectivos comunicados de prensa emitidos en los últimos días, la economía goza, en términos generales, de buena salud, pero hay riesgos latentes y factores estructurales que no deben descuidarse. Algunos de esos factores afectan a las economías de los países en desarrollo, como el nuestro.

k Fortalezas. La producción ha registrado siete años consecutivos de expansión. Ha sido una expansión moderada, alrededor de un 2% real, y las perspectivas que señala el FMI hasta el 2021 superan levemente el porcentaje anterior (2,15% promedio). Esas tasas de crecimiento, que son relativamente elevadas para una economía desarrollada, han sido suficientes para generar fuentes de trabajo y reducir el desempleo abierto a niveles cercanos al pleno empleo (4,7% de la fuerza laboral).

La inflación ha permanecido muy baja, inferior a la meta del 2% anual, debido, en parte, a la caída en los precios del petróleo; también, el aparato productivo y las bolsas de valores han demostrado una gran flexibilidad para adaptarse a la baja demanda mundial, la volatilidad de los mercados (derivados del petróleo, materias primas, acciones y monedas), los efectos del brexit y la apreciación del dólar, que pareciera no haber concluido aún. El valor de los bienes inmuebles, que se había desplomado después de la crisis, ha llegado a recuperarse casi por completo.

k Debilidades. A pesar de haber alcanzado gran estabilidad y altos niveles de empleo en casi todos los sectores, la economía de los Estados Unidos presenta serios problemas que podrían comprometer los buenos resultados a mediano y largo plazo, y, lo que es peor, afectar la economía mundial y el desempeño de los países en desarrollo, según el último informe correspondiente al Art. IV del FMI. Los altos niveles de pobreza, desigual distribución del ingreso, baja productividad mostrada en los últimos años –problemas típicos de países en desarrollo– y el envejecimiento de su fuerza laboral amenazan con afectar el crecimiento a mediano y largo plazo. Y también podrían sufrir los países en desarrollo. Cuando la economía de esa nación crece, se recuperan los demás países, y a la inversa.

Uno de los principales riesgos identificados es que decaiga la tasa de crecimiento proyectada para los próximos años. La preocupación emana del bajo crecimiento real observado en los dos últimos trimestres, influido por la caída en los precios del petróleo y la menor inversión en actividades relacionadas con ese sector, al igual que en el sector inmobiliario. Si se generalizara una nueva tendencia en el crecimiento, más baja, se afectarían los salarios, ingresos y empleo.

k Fed. El bajo crecimiento en los dos últimos trimestres fue una de las consideraciones por las cuales la Fed decidió no aumentar las tasas de interés en la reunión del Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) la semana pasada. Aunque reconoció que el mercado laboral había evolucionado bien, particularmente en junio, y que los riesgos a corto plazo habían disminuido, no se quiso correr el riesgo de abortar el repunte con un alza en las tasas de interés.

Otra consideración fue la baja inflación, inferior a sus metas del 2% anual, para evitar el riesgo de nuevas reducciones en la tasa de crecimiento real. Pero dejó muy claro que “un ajuste gradual en las tasas de interés asegurará que la actividad económica se expandirá a un ritmo moderado y los indicadores del mercado laboral se fortalecerán”. De esa manera, dejó las puertas abiertas para reanudar los ajustes en setiembre o diciembre de este año.

k Mensajes . ¿Qué les dicen las consideraciones de la Fed y el FMI a los países en desarrollo, como el nuestro? Está claro que las tasas de interés en el mercado internacional se van a normalizar eventualmente. Eso afectará el costo del financiamiento externo y, en algunos países, el interno también. Pero lo más importante es que el crecimiento de los Estados Unidos y, a través de él, de la economía mundial no está asegurado, por lo que conviene valorar otras fuentes de crecimiento alternativo o complementario para poder mantener tasas de crecimiento real como la que actualmente tenemos. Además, si el crecimiento mermara, tendríamos que emprender reformas estructurales para mejorar la competitividad y poder competir más exitosamente en el mercado internacional. Y en eso no estamos muy bien preparados. Es uno de los principales retos que debemos enfrentar.

  • Comparta este artículo
Opinión

La Fed, el FMI y la economía de EE. UU.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota