Opinión

EDITORIAL

Avance de la competitividad

Actualizado el 02 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

En dos años, Costa Rica avanzó 20 casillas para ubicarse en el puesto 102 de las 185 naciones analizadas por la Corporación Financiera Internacional

El progreso será cada vez más difícil porque, según se avanza, los competidores serán mejores y entre los rezagados hay países empeñados en sobrepasarnos

Opinión

Avance de la competitividad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por segundo año consecutivo, Costa Rica escaló posiciones en el índice de facilidad para hacer negocios ( doing business ) compilado por la Corporación Financiera Internacional, una dependencia del Banco Mundial. En conjunto, los dos años produjeron un avance de 20 casillas, para ubicar al país en el puesto 102 de las 185 naciones analizadas.

Hay varias formas de leer los resultados. La ventaja alcanzada sobre 83 naciones, mientras todavía quedan 101 con mejores características, apenas invita a celebrar. Sin embargo, el avance del puesto 122 al 102 es significativo y demuestra movimiento en la dirección correcta. Costa Rica está entre las 50 economías con mayor ritmo de avance en los últimos ocho años.

Desde cualquiera de las dos ópticas, el reto planteado para el futuro es formidable. El progreso será cada vez más difícil porque, según se avanza, los competidores serán mejores y entre los rezagados hay países empeñados en sobrepasar al nuestro y a cuantos estén por delante.

No hay, entonces, lugar para el conformismo y la autocomplacencia. Los logros obtenidos en los últimos dos años no son fruto de la casualidad. La ministra de Economía, Industria y Comercio, Mayi Antillón, al frente del Consejo de Competitividad, ha impulsado programas encaminados a corregir debilidades detectadas en estudios anteriores.

En algunos de los aspectos evaluados para ponderar la clasificación final, el avance fue sustancial. Las nuevas facilidades para abrir una empresa hicieron al país avanzar 24 puestos. La mejora en ese rubro se debe a la apertura de una plataforma digital para registrar los nuevos negocios, la disminución del tiempo necesario para inscribirse como patrono en la seguridad social y la simplificación de los trámites de legalización de libros.

El avance en los trámites exigidos para obtener permisos de construcción fue todavía más dramático. El país dio un salto de 37 puestos mediante la eliminación de requisitos innecesarios y la integración de gestiones mediante una sola plataforma en línea.

Pero en otros aspectos hubo retroceso, por lo general leve, pero siempre preocupante, sobre todo por las materias afectadas. Entre ellas figura la facilidad para pagar impuestos. En circunstancias de estrechez fiscal, ahora que el país discute una amplia agenda de medidas para recortar gastos y aumentar la recaudación, el índice acusa un retroceso, cuando menos relativo, en las habilidades de la burocracia dedicada a la recolección de impuestos. Es un verdadero contrasentido y, dada la urgencia de mejorar los ingresos, un punto sobresaliente de la futura agenda, ya no solo para mejorar la competitividad.

PUBLICIDAD

El país también acusa retroceso en el rubro de obtención de crédito. La ministra Antillón cifra esperanzas de mejora en el proyecto de ley impulsado por el Gobierno para establecer las garantías mobiliarias, es decir, el uso de bienes muebles, incluidas facturas, patentes y contratos, para respaldar los préstamos.

El sistema de registro de la propiedad, fundamental para la seguridad jurídica, es otro punto débil. Lo ha sido por largos años. Pese a los progresos de la digitalización y otras mejoras, todavía hay tareas por hacer.

Quizá la principal utilidad del índice consista, precisamente, en el señalamiento de las debilidades relativas. Identificar las fallas ayuda a conformar una agenda guiada por prioridades arraigadas en la realidad, no caprichos o especulaciones. El Ministerio de Economía, Industria y Comercio merece reconocimiento por los logros obtenidos hasta ahora, aunque tampoco carecen de razón las excitativas a acelerar el paso. En algunas materias, no está de más un poco de impaciencia.

  • Comparta este artículo
Opinión

Avance de la competitividad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota