Opinión

Ni derecha ni izquierda

Actualizado el 07 de marzo de 2000 a las 12:00 am

Opinión

Ni derecha ni izquierda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con mala intención, doña Yalena de la Cruz usó el término "libertario" para referirse al grupo derechista liderado por J^rg Haider que alcanzó el poder en Austria. Digo mala intención ya que muchas veces le he explicado la filosofía libertaria, pero se ve que no quiere entenderla. Además, en toda la discusión sobre este grupo, la palabra libertario nunca había sido usada. Su nombre es Partido de la Libertad y no Partido Libertario como ella inventa.

Regímenes autoritarios prostituyen el término libertad para cometer sus atrocidades. Castro dice que la Cuba que él tiraniza, donde impuso monopolios para todo, es el "primer territorio libre de América". El eslogan nazi en los campos de concentración Arbeit macht frei (El trabajo nos hace libres) es otro ejemplo.

El libertario respeta a cada ser humano. A diferencia del resto de las filosofías, los libertarios creemos que el individuo y no el Estado es quien debe decidir sobre su propia vida. El socialista y el nazi (abreviación de nacionalista socialista), ambos autoritarios, son la antítesis del libertario. Nosotros creemos en los derechos de las minorías, ellos no; creemos en la libre expresión y la libre competencia, ellos no. Reto a doña Yalena a señalar alguna similitud entre nuestro pensamiento y el nazi.

Más bien, de sus artículos se ve que comparte ciertos postulados nazis. Ella apoya repetidamente la censura estatal (que eufemísticamente llama regulación), a la cual los libertarios nos oponemos, y que Hitler usó para eliminar "el envenenamiento del alma que ofrecen los cines y teatros" y para controlar al pueblo. Constantemente ella apoya al Estado contralor de la economía y ha dicho que el fin de toda política es beneficiar a la colectividad y que la libertad debe ceder ante la solidaridad (léase "caridad" a la fuerza). Su filosofía bien puede resumirse en otro eslogan nazi: "El bien común antes que el propio", en donde el gobernante define lo que es "bien común".

(*) Juventud Movimiento Libertario

  • Comparta este artículo
Opinión

Ni derecha ni izquierda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota