Opinión

A que no cortarásun árbol

Actualizado el 15 de julio de 2008 a las 12:00 am

Opinión

A que no cortarásun árbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un clima privilegiado, una variada topografía, un especial endemismo y una posición geográfica formando un puente entre dos masas continentales como son América del Norte y del Sur, han convertido al pequeño territorio de Costa Rica en uno de los países más diversos de la tierra. Su biodiversidad es impresionante: muchos la estiman cercana a un 5% de toda la que existe en el planeta.

El grupo de las plantas no solo sobresale por su color verde que le impregna a nuestros campos, sino también por su abundancia y vistosidad, pero en especial por su importancia, pues de todos es conocido que producen el oxígeno que necesitamos para nuestra super- vivencia; producen alimentos, medicamentos, protegen el suelo contra la erosión, resguardan nuestra fuentes de agua y constituyen parte importante de nuestros ecosistemas.

Los inventarios realizados a través de los años por varias instituciones nacionales han logrado identificar cerca de 10.000 especies de plantas en nuestro país (un 2,5% de todas las conocidas). En Costa Rica, un 20% (2.000 especies) son árboles, algunos tan comunes como el balsa, pionero en los lugares deforestados y orillas de carreteras. Otros escasos y en peligro de extinción como la caoba, una de las maderas más cotizadas del mundo. Algunos son vistosos por su floración como el corteza amarillo, que impregna el color del sol al inicio de la estación seca. Otros producen exquisitos frutos como la guanábana o de comercio mundial como el cacao, e incluso muchos son endémicos y raros, como el quira (una Lauraceae de hojas opuestas).

Deforestación. Sin embargo, pese a su importancia, los árboles han caído por millones en Costa Rica. Nuestro país perdió el 75% de sus bosques originales, incluso con el apoyo de políticas gubernamentales erradas donde valía más el bosque cortado que el bosque en pie. De esta manera los árboles han sufrido tanto que han muerto con sus entrañas abiertas a las inclemencias del tiempo, luego de ser talados por su madera o porque simplemente estorbaban a otras actividades como la agricultura y la ganadería.

En nuestro país se cortaron más de 100.000 árboles mediante planes de manejo forestal entre los años 1997 y 1999, lamentablemente todos cortados legalmente con el permiso del Gobierno; y los ilegales ¿cuántos serían?

Por la importancia de los árboles, el Gobierno actual se ha sumado a una campaña internacional que cultivó 2.000 millones en 155 países el año pasado, y que pretende cultivar 7.000 millones antes del 2010, uno por cada habitante del planeta. La campaña en Costa Rica se ha hecho bajo el lema “A que sembrás un árbol” que en el año 2007 según la información cultivó 5 millones. Quiera Dios que los plantados estén en buenas manos.

Cultivar árboles para los que los hemos estudiado, defendido y admirado siempre es una idea maravillosa y gratificante, pues cultivarlos significa crear nueva vida. Pero con todo y lo maravilloso que resulta esta actividad, es importante mencionar que en nuestro país se siguen cortando los bosques y los árboles, ya sea para la utilización de los suelos en monocultivos, o para ubicar infraestructura en la zona marítimo-terrestre desde la provincia de Guanacaste hasta la península de Osa (incluida la Fila Costeña); lamentablemente bajo un desorden y anárquico desarrollo inmobiliario que parece nunca acabar. Por todo lo anterior, insto a nuestro Gobierno a otra campaña para que, además de que “A que sembrás un árbol”, también promulgue “A que no cortarás un árbol”.

  • Comparta este artículo
Opinión

A que no cortarásun árbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota