Opinión

El seguro social

Actualizado el 27 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Opinión

El seguro social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El régimen de pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social es del tipo solidario. Eso significa que los trabajadores de más altos ingresos subsidian (solidariamente) a los de menores ingresos. Suena muy bonito, hasta que empiezan a surgir problemas.

Según datos de la Caja, casi la mitad de los trabajadores, y menos de una tercera parte de las empleadas domésticas, no contribuyen al pago del seguro. Además, se da una “subfacturación” de salarios en los estratos de ingresos altos y morosidad de algunas empresas que, a pesar de rebajarles la cuota a sus trabajadores, luego no le pagan a la Caja. A todo eso hay que sumar los problemas de gestión de recursos, ampliamente documentados en el informe de notables de hace unos años, y el resultado es problemas financieros para la Caja.

Todo esto redunda en que los trabajadores y patronos que sí pagan su contribución al día tienen que terminar siendo aún más solidarios. La Junta Directiva de la Caja tiene la potestad de reducir beneficios a los pensionados –aumentar la edad de retiro, disminuir la relación entre salario y pensión, etc–. También puede aumentar las cuotas obrero-patronales –poner un impuesto al trabajo– sin necesidad de ir a la Asamblea Legislativa. El problema es, como en todo impuesto, que entre más alto sea este y menor sea la percepción de beneficio, mayor es el incentivo para evadirlo y mayores son los problemas para la Caja.

De ahí que la institución haya pensado en tomar otras medidas para sanear sus finanzas. En el caso de las empleadas domésticas, propuso reducir las cuotas que deben pagar los patronos para asegurarlas y ajustar los montos mínimos de aseguramiento. La idea va en la dirección correcta, al buscar reducir la alta evasión en este sector. Lo curioso es que esto no se haga para todo tipo de trabajadores. Al no hacerlo, se abren portillos, que podrían terminar en una menor recaudación para la Caja.

Otra decisión fue la de duplicarle al Gobierno su cuota patronal. Al ministro de Hacienda le dieron una cucharada de su propia sopa: le aumentaron los impuestos. Obviamente no le gustó, aduciendo que al Gobierno no le alcanza la plata. Ahora el ministro entiende un poco mejor lo que piensan muchos costarricenses, a los que tampoco les alcanza la plata para pagar más impuestos. La Caja, al igual que el Gobierno, debe hacer un mayor esfuerzo para mejorar la recaudación, así como la eficiencia y eficacia en el uso de los recursos, antes de decidir subir cuotas.

  • Comparta este artículo
Opinión

El seguro social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota