Opinión

Una respuesta de sentido común

Actualizado el 31 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Una respuesta de sentido común

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dijimos en la columna anterior que sería un error devaluar un 30% y prometimos aportar algunos criterios de valoración del tipo de cambio. Urge saber si está sobrevaluado en las circunstancias actuales o, más bien, baila en equilibrio.

Hay al menos tres criterios de valoración: el del Banco Central, el del Fondo Monetario Internacional y la voz autorizada del mercado. Los tres coinciden en que el colón está en un nivel confortable y, por tanto, forzar una variación (hacia arriba o hacia abajo) lo alejaría de su nivel de equilibrio.

El BCCR ha expresado de dos maneras su criterio. Primero, la junta directiva emitió un doble mandato: permitir que la oferta y la demanda determinen el tipo de cambio e intervenir si las cotizaciones se alejan injustificadamente de la tendencia del mercado.

De esos dos, el primero –oferta y demanda– es prioritario. El Banco no debe sustituir al mercado bajo ningún concepto. El segundo criterio lo expresaron en varias presentaciones el presidente del BCCR, Olivier Castro, y Roger Madrigal, de la División Económica. Ambos dijeron que migrar a la flotación administrada no implicaría ningún cambio “pues no había desequilibrios financieros ni cambiarios”. Más claro no canta un gallo.

El FMI hizo varios estudios técnicos para evaluar el sector externo y determinar si el cambio actual era de equilibrio. Manifestó, en su último informe, del art. IV (External Stability Assessment): “El tipo de cambio efectivo de Costa Rica está, en términos generales, alineado con sus ‘fundamentales’ a mediano plazo; el déficit en cuenta corriente ha permanecido más o menos estable, alrededor de un 5% del PIB, fundamentalmente porque el sector servicios, que ha ganado profundidad en la balanza de pagos, compensa el desbalance comercial; la relativamente pequeña deuda externa mitiga los riesgos cambiarios; la cuenta corriente está financiada principalmente por inversión extranjera directa (60% del total de pasivos) y el perfil de la deuda externa no presenta preocupaciones significativas, con un porcentaje de vencimientos a corto plazo relativamente pequeño; las reservas monetarias netas representan 5,6 meses de importaciones de bienes y servicios, lo cual está dentro de los parámetros del FMI”.

El mercado habla todos los días. Está tranquilo. Hay pequeñas oscilaciones propias de su naturaleza. Cuando un mercado libre cree que el tipo de cambio está desalineado, no habla bajito. Ruge. ¿Debería forzarse una devaluación cuando apenas murmura? La respuesta es de sentido común.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una respuesta de sentido común

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota