Opinión

Columnista

El puente, otra vez

Actualizado el 01 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

El puente, otra vez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En mi reciente columna, intitulada “Solo aquí”, critiqué la falta de autoridad y cómo siempre se busca la salida más fácil, aunque no sea la más sensata ni eficiente, con motivo de la solicitud de trasladar el puente peatonal ubicado frente al Hospital San Juan de Dios, por representar un riesgo a la salud de los peatones, al haberse convertido en un dormitorio y servicio sanitario, a cielo abierto, de personas indigentes.

Mi escrito fue amablemente respondido por un miembro de la Junta de Salud, con información aún más asombrosa y preocupante. Es increíble que esa instancia, luego de solicitar, durante más de seis años, la limpieza de un puente, no haya tenido éxito. Y también resulta alarmante que el puente, pese a los problemas sanitarios y otros de inseguridad, conocidos por las autoridades, el Hospital y la misma Junta, siga en uso y sin advertencia para los usuarios.

Por otra parte, mi punto central, que sigo defendiendo, y cuya responsabilidad no corresponde a la Junta, ni tampoco se la acredité, es simple: ¿cómo es posible que las autoridades permitan que un puente sea tomado por un grupo de personas, sin que la autoridad intervenga, lo impida y restituya la función básica de la infraestructura, que es servir de paso peatonal, y, en su lugar, se llegue al extremo de que resulte “más fácil” pedir que retiren el puente a que restablezcan su función? Ese era el punto básico de mi columna.

La Junta señala un problema adicional muy válido: el puente no tiene las condiciones mínimas, pues carece de rampas de acceso, lo cual impide a un importante segmento de la población hacer uso de él. Ciertamente, esta es una razón de peso.

Se argumenta, además, que el puente no es necesario por existir dos pasos peatonales que la gente puede utilizar. A este respecto, agrego una crítica a mi columna del pasado domingo 18: la falta de planificación. ¿Para qué se construye un puente peatonal donde no se necesita? Ahora bien, si el puente es necesario, pero el problema es sanitario, lo correspondiente es adaptar esa estructura a los requerimientos de la ley 7600, como justamente acaba de hacerse con varios puentes peatonales, incluido el del Hospital México.

Finalmente, solo me resta decir que las autoridades del San Juan de Dios y de los demás centros de salud tienen en mí a una aliada, pues, si algo debemos hacer en nuestra querida nación, es apoyar los servicios de salud pública por el bien de todos los habitantes.

  • Comparta este artículo
Opinión

El puente, otra vez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota