Por: Nuria Marín Raventós 1 junio, 2014

¡Cómo cuesta producir en Costa Rica! Esta es la realidad de miles de empresarios que, además de los retos y riesgos inherentes a su actividad –grandes, por cierto, en un entorno cada vez más global y competitivo–, deben lidiar con un Estado con excesivos trámites y regulaciones, lo cual, de paso, promueve la corrupción.

Además de excesivas, muchas regulaciones resultan absurdas y obsoletas. Esto se agrava con instituciones ineficientes y acostumbradas a una cultura en la que es más fácil decir “no” que asumir la responsabilidad de dar solución a los problemas.

El caso de la empresa GNC es el ejemplo más reciente de esta situación que viven también comerciantes del país: discrepancia con personeros sobre la interpretación de un reglamento, nuevos requisitos de registro, requisitos imposibles de cumplir, largas filas de registros no resueltos…

Luego de una encuesta a sus asociados, la Cámara de Comercio estimó que las pérdidas registradas en el 2012 pudieron ser de $810.000 al mes por las ventas no realizadas debido a atrasos asociados con los registros.

Es importante destacar la necesidad de que haya regulaciones fuertes que protejan la salud y a los consumidores. En eso, el Ministerio de Salud debe ser nuestro garante. Hay casos en que se puede simplificar la regulación: por ejemplo, medicamentos a los que la FDA ya ha hecho sus pruebas y estudios. En otros casos, quizás esto no sea suficiente, pero la regla debe ser regulación con eficiencia, celeridad y sentido de oportunidad.

Al momento de escribir estas líneas, GNC había abierto sus locales ante la promesa del Ministerio de Salud de inscribir los registros de los suplementos alimenticios en pugna en un plazo máximo de ocho días, resolver la presa general de registros para el mes de setiembre e implementar mecanismos más expeditos, como la declaración jurada, entre otros. Sin duda, pasos muy positivos, y esperamos su rápido cumplimiento.

La experiencia, aunque positiva, pues movilizó al Gobierno, deja también un sabor amargo en el paladar. ¿Por qué se hacen cada vez más necesarias las medidas extremas para obtener resultados del Estado? Y ¿cuántas empresas tienen el músculo de GNC para lograr esta movilización?

En los últimos años, el Estado, el sector empresarial, las ONG y los medios de comunicación han unido importantes esfuerzos para promover el emprendedurismo y fortalecer las pymes como nervio y motor de nuestra economía. Quizás valga recordar que la simplificación de trámites es esencial para el nacimiento, competitividad y éxito de las empresas, especialmente las nuevas y las pequeñas.