Opinión

Personaje de la semana

Cuando la vida no enseña

Actualizado el 09 de abril de 1995 a las 02:08 pm

Opinión

Cuando la vida no enseña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuatro juicios, siete años de zozobra, una absolutoria y dos condenas... todo eso ha ocurrido desde que Ricardo Alem León cayó preso, por primera vez, el 27 de junio de 1988, en el aeropuerto internacional Juan Santamaría.

Ricardo Alem
ampliar
Ricardo Alem
La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) atrapó a Alem León, la noche del miércoles anterior, en Miami por supuestas vinculaciones con un decomiso de 15 kilos de cocaína, el primero de abril en esa ciudad.

Y, el viernes, el Tribunal Superior Penal de Alajuela lo condenó --en el cuarto juicio en su contra-- a 12 años de prisión por el delito de lavado de dólares procedentes del narcotráfico.

Según los tres jueces, Alem acumuló un capital de $36 millones (cents6.228 millones) con empresas que tenían escasa actividad comercial, evadían impuestos o se declaraban deficitarias. La fortuna provenía del lavado.

Pero si el pasado de este empresario, de 41 años, había sido tórrido, el futuro ahora es más que oscuro. Puede enfrentar una pena de cárcel que oscila entre 10 y 30 años de prisión.

De nada valieron las críticas que lanzó el 28 de marzo contra el proceso que se le siguió, ni su petición de absolutoria. El mismo se encargó de borrar sus palabras.

La droga decomisada en Estados Unidos estaba en poder de la costarricense Blanca Salas Alfaro, quien al parecer era la encargada de transportar el estupefaciente.

Según el periodista Gerardo Reyes, del diario El Nuevo Herald de Miami, ella llamó a Alem para pedir auxilio y él arribó a Estados Unidos el pasado miércoles.

El jueves, el despertar de su padre, su esposa y sus hijas fue violento. La Policía Especial de Apoyo (PEA) y la Dirección de Control de Drogas allanaron la mansión --en Los Angeles de San Rafael de Heredia-- y encontraron otros 15 kilos de cocaína en una bodega.

"Yo lo acompañé tres años y medio de prisión y cuatro en los tribunales, y ahora me falló" se lamentó su esposa, Rosa María Montero.

Con singular paralelismo su conducta volvió a castigarlo. Siete años atrás agentes antidrogas detuvieron en el aeropuerto Juan Santamaría a Mario Valverde Zamora, empleado de Alem, con $760.467 en efectivo. Allí también lo esperaba Alem.

PUBLICIDAD

En el Centro Correccional Metropolitano de Miami, en el condado de Dade, Ricardo Alem León se repitió a sí mismo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Cuando la vida no enseña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota