Opinión

letras de cambio

Actualizado el 02 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Opinión

letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

I diotes : palabra griega que se refiere a la persona que quiere vivir en su propio mundo, sin participar en los asuntos públicos. Idiotes también se refiere a la persona estúpida. Es decir, en Grecia, cuna de la democracia, la persona que no participaba en los asuntos públicos era considerado un tonto, un estúpido o un idiota.

La coincidencia no es casual. La palabra “democracia” viene de demos (pueblo) y cratos (poder). El poder del pueblo. Se trata de la idea de que las personas, al vivir en comunidad dentro de una ciudad ( polis ), se convierten en entes intrínsecamente políticos. La participación de los ciudadanos en las decisiones de la comunidad era considerada como algo natural. Esto, en contraposición a que las decisiones fueran impuestas por un ser supremo (emperador, rey, faraón, etc.). Por lo tanto, el que alguien no quisiera involucrarse en la toma de decisiones que podrían afectar su propia vida, era considerado algo ilógico. Solo un idiota podría pensar así.

Luego de caer en una de las peores crisis económicas de su historia, los griegos se dieron cuenta de lo idiotas que fueron. Dejaron en manos de unos pocos las decisiones de la política. Y estos se dedicaron al despilfarro de recursos, la repartición de dinero y de ayudas a grupos de interés, los privilegios para algunos, las pensiones de lujo y las exenciones en el pago de impuestos para otros. Todo tipo de malas decisiones a nivel comunitario. Pero todos callaban, porque pensaban que algo les llegaría eventualmente, o porque les daba pereza involucrarse. Al final, la economia no aguantó tanta repartidera, hasta que reventó, y ahora el costo lo deben pagar entre todos.

Lo anterior no significa que la solución es sacar a los políticos “malos” y ponernos nosotros a gobernar. Hay muchas otras formas de participar en los asuntos públicos. Votar en las elecciones es una de ellas. Pero también lo es participar en asociaciones comunales, involucrarse en los asuntos municipales o, incluso, en la política colegial y en la universitaria. La actividad dentro de los partidos políticos es importante; sin embargo, también lo es la participación en actividades gremiales como sindicatos, asociaciones solidaristas y empresariales. Cada uno aporta a la democracia en la medida en que mejor pueda. Pero debe involucrarse de alguna manera.

Se dice que en política no hay sillas vacías. Si alguien no quiere participar, otro llenará ese espacio. Algunos consideran muy costoso participar en los asuntos públicos porque “es una pérdida de tiempo”, pero siempre alguien querrá invertir tiempo y dinero, a cambio de que las decisiones políticas le favorezcan. Si dejamos que otros decidan por nosotros, después no nos quejemos por haber sido idiotas.

  • Comparta este artículo
Opinión

letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota