Opinión

Letras de cambio

Actualizado el 29 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó esta semana un informe sobre la equidad en Costa Rica. En él se hace un análisis sobre la evolución de la distribución del ingreso en el país, y la incidencia de la política social y la política fiscal. El informe es oportuno, ya que de él se desprende información valiosa para la toma de decisiones de política pública.

El PNUD destaca a Costa Rica como uno de los países con mayor crecimiento económico dentro de la región de América Latina y el Caribe, durante el periodo 2000-2010. Sin embargo, al contrario de lo que ha sucedido en la mayoría de los otros países de la región, la desigualdad en la distribución de los ingresos y la pobreza no han disminuido en el país. Pasamos de tener uno de los grados de desigualdad más bajos de la región a una posición intermedia.

Durante el periodo de análisis, los ingresos que más aumentaron en Costa Rica fueron los de los patronos y de los trabajadores con mayor educación, tanto del sector privado como del público. Esto se dio porque la economía creció fuertemente por el lado de las exportaciones de bienes y servicios de mayor valor agregado. Como las empresas de esos sectores requieren de personal altamente calificado, los ingresos de la gente más educada fueron los que más crecieron. La distribución del ingreso no se deterioró más por los esfuerzos realizados en el país para mejorar la calidad de la educación, apunta el PNUD.

En contraste, la mayoría de los países de Suramérica crecieron en ese mismo periodo porque se favorecieron de los altos precios de materias primas. Como la industria primaria tiende a demandar trabajadores poco calificados, los ingresos de los estratos más bajos fueron los que más crecieron en esos países.

Otro aspecto que apunta el informe del PNUD es que se da una reducción del número de personas en el estrato de ingresos más bajos. Esto porque sus ingresos crecieron de manera importante. El análisis, además, arroja que dicha disminución se explica enteramente por el crecimiento de la economía.

En contraste, para la mayoría de los países de la región, la disminución de los pobres se debe en mayor medida a las políticas redistributivas aplicadas.

Esa es tal vez la principal conclusión que yo saco de esta parte del informe: que el crecimiento económico sí ayuda a reducir la pobreza. Sin embargo, no garantiza que la distribución del ingreso mejore. Y eso es lo que tiene incómoda a una parte de la población: la sensación de que a unos les ha ido mejor que a otros.

Para mejorar la distribución, se requieren mayores esfuerzos en mejorar la educación, pero, también, un acompañamiento de una política social y fiscal eficiente. El análisis de dichas políticas, incluidas en el informe del PNUD, quedará para una próxima ocasión.

  • Comparta este artículo
Opinión

Letras de cambio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota