Opinión

Buenos días

Salud barata

Actualizado el 20 de abril de 1995 a las 10:28 am

Opinión

Salud barata

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctor Hugo Murillo
ampliar
Víctor Hugo Murillo
El diagnóstico sobre la situación en los hospitales metropolitanos, que una comisión investigadora --nombrada por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)-- elaboró, no sorprende a nadie, al menos en sus aspectos generales.

Mas enhorabuena que la Caja haya encargado a profesionales de gran calificación hacer ese examen pues es vox pópuli el malestar y la insatisfacción que los pacientes manifiestan sobre los servicios que prestan los centros asistenciales.

Enhorabuena, también, que se aboque a estudiar ese informe y a procurar soluciones para problemas que cada vez son más graves y que atentan contra el derecho del costarricense al acceso a una medicina eficiente, pronta y --sobre todo-- humana. Allí radica, en última instancia, la razón de ser de la institución.

Ahora que la CCSS debe replantearse el modelo de atención en la consulta externa y en urgencias --dos de las principales quejas de la gente--, conviene que vuelva sus ojos hacia los modelos cooperativos.

Como usuario de la clínica de San Juan de Tibás, puedo dar fe de la calidad de los servicios que brinda, del trato humano y del interés de sus funcionarios por acercarse al paciente, por conocerlo, incluso en su ambiente del hogar.

Se alega, por parte del departamento actuarial de la Caja, que el sistema es mucho más caro que el tradicional y se duda de su sostenibilidad y de su posible extensión a otros centros.

Pero trabaja bien, muy bien, y el asegurado se lo merece. Conviene que la institución medite sobre el futuro de esa opción.

Muy a menudo, lo barato termina resultando más caro. ¿Valdrá la pena ahorrar en salud?

  • Comparta este artículo
Opinión

Salud barata

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota