Opinión

En Vela

Actualizado el 08 de julio de 2013 a las 12:02 am

Opinión

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esta campaña electoral difiere de las anteriores en dos aspectos: en la esterilidad, hasta hoy, de los aspirantes formales a la presidencia de la República sobre las soluciones requeridas por el país, mientras otros políticos sí se han definido en punto a soluciones, pero aguardan su turno electoralmente para el 2018.

En cuanto a los aspirantes a la presidencia, en el 2014, les llegará su hora. No pueden pretender la presidencia con las manos vacías. En lo tocante a los otros, al parecer esperan su turno para las elecciones del 2018. No podemos, entonces, quejarnos de la falta de bateadores. Nuestra democracia no se extinguirá por la orfandad. Su crisis, más bien, se llama calidad.

Una conclusión: los pueblos esperan siempre, en el marco democrático, soluciones concretas para resolver sus problemas. No soluciones etéreas o verbales, sino reales. Esta ha sido el arma más eficaz del PLN. En sus campañas, ha mostrado, pese a sus escándalos, soluciones, actuales o pasadas, que han contribuido a nutrir la esperanza del partido. Otros partidos, en cambio, pese a la limpieza teórica de sus planteamientos, no han podido dar el salto hacia los hechos.

Desde esta perspectiva, esta campaña electoral confirma este planteamiento. El PLN, pese a sus fallas y a una reducción palpable en la confianza de sus partidarios, sigue inspirando a un sector mayoritario. El expresidente Figueres lo expresó, el sábado pasado, con meridiana claridad al referirse a su proyecto “Vía Costarricense”: “Es hora de que dejemos de estar hablando de las cosas y nos propongamos hacerlas”.

Figueres hacía hincapié, en este segundo informe, del 5 de julio pasado, en la necesidad de eliminar la dependencia de los combustibles fósiles, pero su enunciado abarca la realidad nacional, pues plantea cambios en el modelo de Estado, de desarrollo y en el sistema educativo. Hechos, no palabras, mas no todos los hechos que conforman la realidad del país, una aspiración utópica, sino aquellos que, por el imperativo de la necesidad, deben ocupar el primer lugar.

En punto a la refinería, la visión del expresidente Figueres difiere del criterio de la presidenta Chinchilla. Esta confía en que Recope pueda revivir el proyecto con China, frenado por la Contraloría. Figueres, en cambio, expresa que este proyecto resulta muy caro y que, por sus emisiones de carbono, conspira contra la pretensión un país carbono neutral.

PUBLICIDAD

No importa, por ahora, darle la razón a uno u otro. Lo que importa es comprobar que estos son los grandes temas que han de ocupar la atención del país y que es de toda urgencia elevar el debate nacional para no asentarse en las posiciones de los sindicatos o de los políticos.

  • Comparta este artículo
Opinión

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota