Opinión

En Vela

Actualizado el 26 de junio de 2013 a las 12:00 am

Opinión

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No quisiera entrometerme en cuestiones tecnológicas por respeto a tan alta ciencia y para no hacer el ridículo. Los hechos, sin embargo, lo incitan a uno a decir algo, sobre todo cuando el sentido común clama por una mísera queja.

¿Qué le vamos a hacer? El solo titular de un periódico, cuya comprensión no requiere mucha ciencia, muchas veces tienta e invita. La culpa no es del órgano de prensa, sino, como en este caso, del Estado. Me refiero a este titular del lunes pasado: “Lentitud de Internet entorpece ventaja tecnológica en las aulas”. En un mundo transido de ciencia y tecnología, este es un crimen. Iba a decir “pecado”, pero, al parecer, el pecado se ha devaluado.

Recojo de un reportaje del lunes pasado en este periódico algunas frases, al desgaire, que hablan por sí solas, como la citada más arriba. Me han causado una profunda tristeza, como muchas cosas que ocurren en nuestro país, donde la irresponsabilidad y la falta de seriedad se dan la mano y, al parecer, a pocos importan. Este reportaje, de la periodista Amy Ross A., comienza así: “Si la meta del país es una juventud ágil en el uso de nuevas tecnologías, y la pista de carrera son las escuelas y colegios, la lenta velocidad de Internet es el conjunto de vallas que frena el recorrido”.

Y sigue: “Aunque un 95% de los centros educativos tiene algún tipo de conexión, menos del 10% tiene una velocidad” adecuada. Algo así como inundar de bombillos un pueblo, pero negarles la conexión eléctrica. En estas condiciones, el 97% de las escuelas y colegios tienen una conexión insuficiente. Mientras tanto, Costa Rica destina cada año ¢22.000 millones en equipamiento y capacitación. Además, Fonatel tiene una inversión de fibra óptica por todo el territorio nacional subutilizada, según Leda Muñoz, directora ejecutiva de la Fundación Omar Dengo. Dos años sin usarse “para nada”…

El Proyecto Cerrando Brechas en Educación se presentó ante Sutel hace más de dos años, para obtener recursos mediante Fonatel, “pero no ha sido aprobado” y “resulta paradójico que, mientras la realidad advierte sobre la necesidad de contar con una red, Fonatel tenga alrededor de $200 millones sin utilizar”. Respecto a una propuesta de arquitectura para una red, “ahí está todo: diseño, los fondos, todas las condiciones, pero la gran desesperación es que no pasa” y, “por estar esperando a Fonatel, ya perdimos tres años…”.

PUBLICIDAD

Se está trabajando a marchas forzadas para reconquistar el tiempo perdido, pero los años malgastados en educación siguen siendo “un crimen”. Un crimen horroroso contra los niños. ¡Pobre Costa Rica!

  • Comparta este artículo
Opinión

En Vela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota