Opinión

entre líneas

Sorpresa en el PAC

Actualizado el 28 de julio de 2013 a las 12:02 am

Opinión

Sorpresa en el PAC

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si las autoridades electorales del Partido Acción Ciudadana (PAC) proclaman candidato a Luis Guillermo Solís luego de satisfacer las peticiones de recuento de votos, el resultado será una mayúscula sorpresa. Si la revisión favoreciera a Juan Carlos Mendoza, su victoria no sería menos sorprendente. Todo apuntaba a un triunfo de Epsy Campbell, pero su tercer lugar en las urnas dista mucho de los dos primeros y ningún recuento parece capaz de favorecerla.

La verdadera sorpresa, sin embargo, está en otra parte y debe ser motivo de profunda preocupación para el partido. Luego de un intenso debate, el PAC decidió celebrar una convención abierta. En ella, Campbell llevaba todas las de ganar. Su ventaja en las encuestas es descomunal y sus rivales ni siquiera salen del margen de error.

La derrota de Campbell no es un traspié para los encuestadores ni para el olfato político de los observadores, todos convencidos de su ventaja. Campbell habría ganado en una convención abierta, pero la del domingo pasado no lo fue. Cualquiera podía votar, es cierto, pero el partido no consiguió movilizar más que a sus fieles.

El PAC convocó a una elección abierta y la falta de acción ciudadana la cerró. La secretaria general, Olga Marta Sánchez, lo admitió con incuestionable franqueza: “...fundamentalmente llegó a votar el círculo orgánico primario”. Es un círculo reducido, unos 23.000 electores, de los cuales una cuarta parte optó por Campbell. El ganador, Solís o Mendoza, habrá conseguido la candidatura con el respaldo de apenas unos 8.000 votantes.

Hace cuatro años, cuando el PAC convocó a una convención cerrada, la participación fue similar. Esa circunstancia confirma la sentencia de la secretaria general. En la práctica, las votaciones del domingo fueron un ejercicio de militancia pura y dura.

Entre los integrantes del “círculo orgánico primario”, Campbell estaba en desventaja. Lo supimos siempre y, por eso, la precandidata abogó por la apertura de la convención frente a los dirigentes temerosos de perder el control y, por tanto, decididos a mantenerla cerrada.

La sorpresa no está, entonces, en la derrota de Campbell, sino en el grado de deterioro del PAC, incapaz de extenderse más allá del círculo íntimo. Solo así se explica la victoria de un político desconocido y sin base popular, no por definición de las encuestas, sino por la observación pura y simple del entorno, ejercicio que está al alcance de cualquier ciudadano.

PUBLICIDAD

En esas circunstancias, la agrupación encara una ruta empinada hacia los comicios del 2014, no obstante el desgaste del liberacionismo y el pesado lastre que todavía arrastran los socialcristianos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Sorpresa en el PAC

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Armando González R.

agonzalez@nacion.com

Editor General Grupo Nación

Laboró en la revista Rumbo, La Nación y Al Día, del cual fue director cinco años. Regresó a La Nación en el 2002 para ocupar la jefatura de redacción. En el 2014 asumió la Edición General de GN Medios y la Dirección de La Nación. Abogado de la Universidad ...

Ver comentarios
Regresar a la nota