Opinión

Señero mensaje del BCCR

Actualizado el 24 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Señero mensaje del BCCR

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Reportaje en El Financiero intitulado “Gobierno necesitará más deuda externa si quiere evitar alza en tasas de interés locales” se hizo en términos nominales, no reales (como corresponde), y puede inducir a error. Para evitarlo, recomiendo leer el informe del Banco Central Comportamiento reciente de las tasas de interés en colones; con su análisis en términos reales las tasas, en vez de subir, podrían bajar.

Parte de que las tasas de interés nominales han bajado en los últimos 12 meses en respuesta a cambios objetivos en la macroeconomía.

La baja inflación es uno de ellos –quizás el más importante– pues el análisis se debe hacer en términos reales, no nominales. Las reales se inflaron, de hecho, al bajar con rapidez la inflación, a pesar del tímido descenso de las nominales. Por tanto, ambas tasas pueden ceder un poco, remunerando siempre el ahorro financiero en términos positivos.

El BCCR previó el cambio en la macroeconomía y se montó en el tren de la nueva tendencia. Este año, ha bajado su tasa de política monetaria en 300 puntos base, pitando en cada estación. Hacienda lo escuchó con algún rezago, pero también ajustó su captación (290 p.b. en algunos casos) al igual que el mercado secundario, pero con desgano. La tasa básica pasiva nominal en enero era un 7,2% y, en noviembre, un 6%. Pero la inflación bajó más rápido, de un 5,13% en diciembre a cero actualmente. Hace 11 meses, la tasa básica pasiva real era un 2%; hoy es del 6%. Las tasas reales activas (préstamos) son mucho más obesas. Si las nominales no hubieran cedido, la burbuja en las tasas reales se habría inflado mucho más. ¡Puf!

La pregunta es si hay espacio para más. La respuesta del BCCR (y la mía) es que sí: “Hay espacio para continuar la reducción en las tasas de interés del resto del sistema financiero, pues existen condiciones en el mercado financiero local que lo apoyan”. Esas condiciones son el exceso de liquidez, sobre todo a corto plazo; bajo crecimiento de la demanda de crédito (señal de que las tasas son altas en términos reales y conviene bajarlas para estimular la demanda de crédito); los bancos públicos remuneran el ahorro financiero a tasas superiores a las implícitas en la deuda soberana (una sinrazón); y la inflación en el 2016 será baja.

Concluye que “la reducción en las expectativas de inflación de los agentes económicos permitirá disminuir las tasas de interés nominales y favorecer la incorporación de nuevos proyectos de inversión y el crecimiento económico del país”. Este es, sin duda, el mensaje señero del Banco Central.

Jorge Guardia es abogado y economista. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es, además, profesor de Economía y Derecho Económico en la Universidad de Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

Señero mensaje del BCCR

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota