Opinión

Los Oscar

Actualizado el 28 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Los Oscar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas celebrará la 88.ª entrega de los Premios Oscar con una nota negativa: por segundo año consecutivo, todos los nominados en las categorías de mejores actores y actrices, 40 en total si sumamos ambos años, son blancos.

La falta de diversidad ha generado un boicot de parte de reconocidas personalidades, quienes, en protesta, no asistirán a la premiación, pero también refleja una Academia alejada de una audiencia cada vez más diversa.

Según un estudio de Los Ángeles Times (2012), el 94% de los votantes de la Academia son blancos y el 77% son hombres, una mayoría con edades superiores a los 50 años. Tan solo un 2% son negros y menos del 2% son latinos.

Presidida por Cheryl Boone Isaacs (negra), la Academia ha hecho esfuerzos por diversificarse. Logró la aprobación de la iniciativa A2020, reforma que aspira a duplicar para el 2020 el número de mujeres y minorías con derecho al voto y amplió la representación de estos grupos en la Junta de Gobernadores.

Va por la ruta correcta, pero son necesarios cambios más profundos en el sétimo arte. La Academia es el espejo de una industria donde el 90% de las personas que integran sus 15 ramas, entre estas, actores, compositores, guionistas, directores, selectores de reparto, agentes representantes, o cuadros directivos de los grandes estudios, son blancos.

Responsable de la producción de las dos terceras partes de los filmes que se consumen en el mundo, Hollywood tiene una invaluable capacidad de transmitir valores, crear referentes y romper con estereotipos, lo que a la fecha no ha sucedido.

Peor aún, pese a que actualmente el 70% de los ingresos se generan fuera de Estados Unidos con audiencias cada vez más diversas y ricas, la proliferación de filmes y los altos presupuestos sin garantía de éxito se han convertido en invitación a apostar por lo “seguro”: actores taquilleros, predominantemente masculinos, y guiones para consumo universal, sin grandes complejidades, usualmente de acción y violencia.

Como mujer, aplaudo iniciativas como la A2020, el Writer’s Lab de Merryl Streep (apoyo a mujeres guionistas) y los esfuerzos por crear personajes de mujeres seguras y empoderadas. Nos falta un largo camino por recorrer y debemos acelerar los cambios. Recordemos que contamos con el poder de la taquilla: antes de ver una película, vale preguntarse si representa los valores y la sociedad que queremos construir.

Nuria Marín Raventós es licenciada en Derecho por la Universidad de Costa Rica y máster en Artes Liberales por Harvard University. Es cofundadora y vicepresidenta del grupo empresarial Álvarez y Marín Corporación.

  • Comparta este artículo
Opinión

Los Oscar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota