Opinión

Modelos

Actualizado el 08 de enero de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Modelos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los modelos no son sagrados, escribió hace poco el Nobel de economía Paul Krugman. Sin embargo, agrega, pensar desde ellos es importante, porque obliga a que nuestras concepciones partan de “alguna combinación plausible de acciones e interacciones”.

Como instrumentos, nos ubican en un punto intermedio entre las ideologías paralizantes y el pragmatismo sin rumbo. Ayudan a integrar, analizar y valorar.

Desde este abordaje, es posible identificar dos grandes, aunque no monolíticos, modelos político-económicos en América Latina, y concluir que uno muestra crecientes señales de agotamiento y el otro, de vigor.

Pensemos en dos grupos de países distintos, pero con rasgos comunes. De un lado, Argentina, hasta hace un mes, Bolivia, Brasil, Ecuador y Venezuela; del otro, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay.

A pesar de sus diferencias, los del primero han tendido a una gran intervención –y distorsión– estatal en la economía, rigideces productivas, altos sesgos proteccionistas, dependencia extrema de los productos básicos, gasto público desorientado, mesianismo guberna-mental y, en el extremo venezolano, clientelismo y autoritarismo desbocados.

Resultado: cierto auge cuando sus exportaciones de hidrocarburos, minerales y granos disfrutaron altos precios, pero caída o colapso cuando la fiesta terminó.

El segundo grupo ha apostado por la diversificación productiva, integración a la economía mundial, menor (o nulo) dirigismo estatal, inversiones públicas mejor gestionadas, políticas sociales estratégicas y un mayor respeto a las dinámicas e instituciones de la democracia. Aunque no sean ejemplo de éxito total, han sobrellevado mejor las coyunturas externas, apuntalado su solidez estructural y respetado más las libertades públicas. Su futuro luce mucho mejor.

Los resultados de ambos grupos o modelos imperfectos llevan a una clara conclusión: las “acciones e interacciones” más positivas surgen de la mezcla de dinámico mercado, buen Estado, apertura al mundo, adecuada asignación de recursos, transparencia, desarrollo humano, libertad, democracia funcional e instituciones ágiles y robustas. Aquí está Costa Rica. Casi. Pero debemos superar las trabas tan fáciles de identificar como difíciles de eliminar. Son las que nos mantienen atados.

(*) Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

  • Comparta este artículo
Opinión

Modelos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Eduardo Ulibarri

radarcostarica@gmail.com

Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

Ver comentarios
Regresar a la nota