Opinión

entre líneas

Modelo agotado

Actualizado el 24 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Modelo agotado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Está en boga acusar el agotamiento del modelo de desarrollo. La afirmación es sorprendentemente pacífica y tanto consenso suscita sospecha. Es casi seguro que no nos estamos entendiendo. Si “el modelo” es la apertura comercial y el crecimiento basado en las exportaciones, se halla lejos de estar agotado. Si, por el contrario, incorporamos al concepto las graves deficiencias estructurales cultivadas por el país a lo largo de muchos años, “el modelo” está exhausto.

Costa Rica todavía puede prosperar con la apertura comercial. Hacerlo a partir de las exiguas oportunidades del mercado interno, y aun del centroamericano, como antaño lo intentó, es mucho más difícil. El problema no está en los medios encontrados para generar riqueza después de muchos palos de ciego, sino en la forma en que la distribuimos y dilapidamos.

El modelo agotado es el de la carga tributaria del 13% (o menos, si atendemos los resultados preliminares del nuevo cálculo del PIB). Tampoco hay ya forma de justificar la ausencia contributiva de los profesionales liberales, cuyo aporte anual ronda, en promedio, los ¢36.000. Se agotó, además, el portillo abierto en la Caja Costarricense de Seguro Social para que 334.777 trabajadores independientes declaren, en promedio, ingresos de ¢179.000 mensuales.

“El modelo” no puede seguir permitiendo el bochornoso costo de las pensiones con cargo al presupuesto nacional, cuyo monto asciende a ¢569.000 millones anuales, distribuidos entre 59.000 jubilados, cuando otros 191.000 cobran a la Caja, en total, un 17% menos. Como resultado, las pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) promedian ¢195.495 y las demás, ¢744.462.

“El modelo” es insostenible porque la brecha salarial entre la función pública y la privada, en cargos comparables, puede ser hasta del 47%, y aun en el ámbito cerrado del Estado es difícil mejorar las condiciones de quienes menos ganan porque sus aumentos de salario repercuten en los del personal médico, hasta hacerlos incosteables.

Está agotado “el modelo” de los exorbitantes precios de la electricidad, con grave daño a la productividad y las economías familiares, consecuencia de los prejuicios contra la generación privada y las mal concebidas objeciones ecologistas a la explotación de nuestras abundantes fuentes de energía geotérmica.

Los ejemplos de iniquidad, omisión, abuso y derroche sobran para demostrar el agotamiento del “modelo”, si entendemos por esa palabra la irracionalidad e irresponsabilidad que por tanto tiempo nos han gobernado. Ninguna de las dos es “sostenible”, para emplear el término de moda, no importa cuáles sean las características del “modelo” aplicado a la generación de riqueza.

  • Comparta este artículo
Opinión

Modelo agotado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Armando González R.

agonzalez@nacion.com

Editor General Grupo Nación

Laboró en la revista Rumbo, La Nación y Al Día, del cual fue director cinco años. Regresó a La Nación en el 2002 para ocupar la jefatura de redacción. En el 2014 asumió la Edición General de GN Medios y la Dirección de La Nación. Abogado de la Universidad ...

Ver comentarios
Regresar a la nota