Opinión

Milagros

Actualizado el 01 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Milagros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

De un internauta amigo, empecinado en compartir con nosotros hallazgos informativos nada interesantes, nos llega una serie de videos sobre acontecimientos extraños que se han dado en templos protestantes latinoamericanos. Y vienen acompañados de una amenaza: “Algo le va a pasar, si no toca en su columna el efecto que tiene, en la actual política gubernamental de Costa Rica, la mezcla de la tecnología con la religión”. Juramos de manera sincera, puesto que lo hacemos fuera del recinto de la Asamblea Legislativa, que no hemos podido descubrir la relación existente entre esas rarezas místicas y el gobierno del Partido Acción Ciudadana, sobre todo porque el PAC es, o al menos lo parece, casi ciento por ciento laico. Con la esperanza de que alguno de nuestros lectores nos muestre cómo evitar que “nos pase algo”, describiremos algunos de esos videos.

Un pastor, que presumimos haitiano –se parece como una gota de agua a otra al expresidente Aristide– llama a un feligrés para darle la bendición mediante un ritual algo complicado; el feligrés entra en un trance parecido a un ataque epiléptico, la bendición continúa y, súbitamente, el protagonista del trance detiene sus contorsiones, se sienta sobre la alfombra y extrae de uno de sus bolsillos un teléfono portátil para atender una llamada. Toda la excitación que había en el templo cesa y, concluida la conferencia telefónica, el trance, la bendición y el barullo circundante se reanudan. Otro video viene de un templo protestante brasileño: el pastor pide a los asistentes que coloquen sus teléfonos portátiles sobre una mesa que no tarda en cubrirse de aparatos de todas las marcas. Acto seguido, el pastor procede a bendecir el muestrario tecnológico para que, de ahí en adelante, por esos aparatos “entren solo llamadas que traigan buenas noticias”. De acuerdo con el dirigente político… perdón, místico, sus propietarios no volverán a oír desde sus teléfonos nada sobre muertes de parientes, nuevos impuestos, carreteras colapsadas, actos de corrupción, errores ministeriales o derrotas deportivas. En otro, el pastor Daniel Gloria (así se llama) hace clavos de oro vendiendo, al estilo “viernes negro”, escobas “ungidas para barrer la basura espiritual”.

Aun cuando, mencionando el último video, pudiésemos haberle sugerido al Ministerio de la Presidencia que ponga en venta escobas ungidas, bajo una combinación de las éticas del PAC y de la Iglesia luterana, para barrer de nuestro país la basura política, le seguiremos temiendo a la amenaza.

  • Comparta este artículo
Opinión

Milagros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Durán Ayanegui

Doctor en Química de la Universidad de Lovaina. Realizó otros estudios en Holanda en la universidad de Lovaina, Bélgica y Harvard. En Costa Rica se dedicó a trabajar en la política académica y llegó a ocupar el cargo de rector (1981).

Ver comentarios
Regresar a la nota