Opinión

Medidas paliativas

Actualizado el 10 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Medidas paliativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La recuperación de la economía mundial ha venido a brincos y saltos. Si bien la producción crece, lo hace a un ritmo moderado, y no constante. Aunque el desempleo ha disminuido en la mayoría de los países, sigue siendo elevado en muchos de ellos. De ahí que surja la pregunta, ¿qué más se puede hacer?

Por un lado está la política monetaria. La mayoría de los bancos centrales de países desarrollados reaccionaron, ante la crisis, implementando políticas expansionistas para ayudar a la recuperación del crecimiento. Como siete años después los resultados no son satisfactorios, surgen las voces que piden un cambio drástico en la conducción de la política monetaria. Algunos abogan porque los bancos centrales se preocupen menos por la inflación, y más por el crecimiento económico. Es decir, quieren que los bancos centrales apliquen políticas aún más expansionistas. Lo paradójico es que, si las políticas ultraexpansionistas de los últimos siete años no han resultado en un crecimiento económico satisfactorio, ¿qué hace pensar que una mayor inyección de dinero ahora sí dará un resultado diferente?

Luego está la política fiscal. Al inicio de la crisis, la receta adoptada por la mayoría de los gobiernos fue la de tipo keynesiano: gobiernos bajando impuestos y gastando más. Con ello los ciudadanos tendrían más plata para gastar, las empresas venderían más, y así se generaría más empleo y crecimiento. Una vez recuperado el crecimiento, los gobiernos debían ajustar sus cuentas con políticas de austeridad, bajando el gasto o subiendo impuestos, para así evitar una crisis fiscal.

Como la economía no se termina de recuperar, surgen quienes abogan porque los gobiernos abandonen la austeridad y vuelvan a expandir el gasto. Pero, de nuevo, ¿si las medidas expansivas no tuvieron el éxito esperado en la primera ronda, quién garantiza que sí lo tendrán esta vez? Además, gastar por gastar no tiene sentido. Expandir el gasto sin que este aporte a la calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos, o al aumento de la productividad de los trabajadores, no sirve para nada. Eventualmente, la jarana sale a la cara.

En conclusión, las políticas monetaria y fiscal expansivas sirvieron en su momento para evitar una crisis mayor. Pero no han servido para solucionar el problema de fondo: bajo crecimiento y alto desempleo. Los países que han tenido mejores resultados son aquellos que se han enfocado en cambios estructurales a sus economías, y que no se han limitado a aplicar simplemente medidas paliativas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Medidas paliativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota