Opinión

Lecturas

Actualizado el 12 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Lecturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lo sucedido en las elecciones municipales del domingo puede “leerse” de formas tan múltiples como lectores existan. De las más frecuentes que he oído (o pensado) escojo tres particularmente interesantes, junto a una conclusión indispensable. Aquí van.

Primera lectura: la partidista nacional. El resultado para las alcaldías indica que el ranquin de partidos lo conforman –en este orden– Liberación, el PUSC, el PAC y algunos “otros” muy debilitados. De estos, Nueva Generación (tres alcaldías), el PASE (dos), el Frente Amplio y el Republicano Socialcristiano (una cada uno) tienen aspiraciones nacionales.

Supuesto: la lucha electoral del 2018 tenderá a definirse entre los tres primeros, con enorme ventaja del PLN.

Segunda: las personalidades contaron más que los partidos. Johnny Araya en San José, Néstor Mattis en Limón y Gilberto Monge en Mora hicieron (o alquilaron) casa aparte y retuvieron o reconquistaron sus puestos al margen de Liberación. Y Rolando Méndez, en Vázquez de Coronado, no el Republicano Socialcristiano, explica que el partido de Rafael Ángel Calderón no quedara en cero.

Supuesto: podría surgir un meteorito con luz propia en las elecciones nacionales, que ponga en jaque a los grupos existentes.

Tercera: los partidos cantonales están estancados; su desempeño fue muy modesto, aunque les añadamos los cuatro alcaldes citados. Solo la Yunta Escazuceña y Curridabat Siglo XXI obtuvieron alcaldías. Gente, en Montes de Oca, fue una coalición de dos nacionales (PAC, FA, más otros menores).

Supuesto: los nuevos partidos, no importa su ámbito geográfico, difícilmente tienen futuro a mediano plazo.

Para valorar estas lecturas hay que considerar cinco hechos: lo inédito del ejercicio (primera escogencia simultánea de todos los cargos cantonales), el abstencionismo del 59% (enorme, aunque menor que en elecciones previas), los resultados para regidores, la singularidad de los temas y personalidades, y los segundos lugares de varias agrupaciones emergentes.

De lo anterior, a la vez, surge una conclusión contundente: aunque las señales del domingo son importantes, extrapolarlas linealmente, como guía para el 2018, es aventurado. Es decir, las tres lecturas hay que tomarlas con varios granos de sal.

(*) Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

  • Comparta este artículo
Opinión

Lecturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Eduardo Ulibarri

radarcostarica@gmail.com

Eduardo Ulibarri es periodista, profesor universitario y diplomático. Consultor en análisis sociopolítico y estrategias de comunicación. Exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas (2010-2014).

Ver comentarios
Regresar a la nota