Opinión

Columnista

Intolerancia

Actualizado el 09 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Intolerancia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En Sudán, quienes contraen matrimonio “fuera de la fe”, exponen su vida, como lo demuestra el caso de Meriam Ibrahim, quien, primero, fue encarcelada durante seis meses en avanzado estado de embarazo, junto a su pequeño hijo, y, posteriormente, la condenaron a muerte por casarse con un hombre que no es musulmán. Gracias a la presión internacional, pudo salir de su país.

En China y otros países de Asia, millones de niñas son asesinadas al nacer por la única y exclusiva razón de su género, siendo este uno de los más grandes y atroces genocidios de la época actual.

En Medio Oriente, periodistas y trabajadores de Occidente, así como la población siria e iraquí, son víctimas de una de las más sangrientas facciones extremistas, el ISIS, que utiliza las imágenes de decapitaciones como herramienta de propaganda, reclutamiento y símbolo de un nuevo nivel de yihad contra los “infieles”.

Hago esta reflexión con motivo del aniversario de la Noche de los Cristales Rotos (9-10 de noviembre de 1938), fecha considerada como un punto de inflexión en la política racial y antisemita de la Alemania nazi, que devendría luego en el horror y una de las peores caras de la humanidad, como lo fue el Holocausto. En el Holocausto murieron 6 millones de judíos, 1 millón de gitanos, 250.000 personas con algún tipo de discapacidad física o mental, miles de homosexuales y todo aquel que atentara contra el régimen o contra el ideal ario de constituirse en una raza superior.

Valga esta fecha para no olvidar nunca los niveles de maldad a los que pueden llevar la intolerancia, la xenofobia, la discriminación por sexo, el racismo y el antisemitismo. Y ¡qué mejor homenaje al compromiso de no olvidar que asumir como propio el estandarte del respeto y la tolerancia!

Hoy, gracias a la globalización y las innovaciones tecnológicas, las distancias entre los países y las culturas se acortan, y quienes abracen y estén abiertos a la riqueza de la diversidad serán los grandes ganadores.

Ahora que el país se apresta a tener profundas reflexiones en torno a temas tan controvertidos como la fecundación in vitro , sociedades de convivencia y la eutanasia pasiva, se presenta el escenario perfecto para acompañar con acciones nuestro compromiso con la tolerancia.

  • Comparta este artículo
Opinión

Intolerancia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota