Opinión

En Guardia

Actualizado el 27 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No comparto la tesis (ni el titular informativo) de algunos banqueros, según la cual “todavía hay espacio para una devaluación del 20%” y “el tipo de cambio llegaría a ¢650 por $1 este año”. Están fuera de lugar.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Contiene un error conceptual de fondo e ignora aspectos del mercado cambiario que ubican las cotizaciones en una zona de relativo confort a corto plazo. El error es asumir que el tipo de cambio real de equilibrio del 2007 es el mismo que prevalecería hoy, y que el tipo de cambio nominal tendría que ajustarse un 20% más para restablecerlo. Ya no. Mucha agua ha pasado bajo el puente.

En términos más técnicos, los factores “fundamentales” que sustentan el tipo de cambio han cambiado –y cambiarán en el tiempo–, por lo que resulta aventurado tratar de fijarlos con tachuelas (o goma loca). Los “fundamentales” son, entre otros, entradas de capital de largo plazo, absorción fiscal, productividad de la mano de obra y diversificación de las exportaciones. Pienso que la política cambiaria del BCCR no ha sido errada, en el tanto permitió un ajuste importante del tipo de cambio y se apresta a dejarlo mover más fluidamente, conforme a su tendencia de medio plazo.

El BCCR acertó al permitir un ajuste del 10% en el tipo de cambio para acomodarlo a los “fundamentales”. Produjo algo muy importante: apaciguó las expectativas. Ya la gente no anda con el fajo en los bolsillos persiguiendo dólares, sino que, más bien, el monto de las transacciones diarias en Monex ha vuelto a la normalidad. También está persuadido de que el nivel alcanzado es sostenible a corto plazo y se ajusta a su visión de equilibrio a medio plazo, y está dispuesto a defenderlo. Tiene un holgado nivel de reservas ($7.800 millones), equivalente al doble de la liquidez.

Conozco estudios del Departamento de Investigaciones del BCCR sobre el nivel del tipo de cambio. Según uno de ellos, “en la transición hacia la flotación administrada conviene saber cuál es el posible valor de equilibrio del tipo de cambio real, a corto y medio plazo, para evitar que un tipo de cambio real prolongadamente desalineado provoque presiones en los sectores real y externo, y una eventual crisis de la balanza de pagos que requiera mayores ajustes” (Carlos Torres. “Tipo de cambio real de equilibrio para C.R. Enfoque BEER”). Estoy seguro de que la comisión encargada de valorar el mercado cambiario lo ha tomado en cuenta para defender un valor apropiado, pero dándole espacio al mercado para reflejar las condiciones de oferta y demanda de divisas. De momento, estamos tranquilos. Pero nos reservamos el derecho de meter nuevamente la cuchara, si las circunstancias lo ameritan.

  • Comparta este artículo
Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota