Opinión

En Guardia

Actualizado el 03 de diciembre de 2013 a las 12:05 am

Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esta columna decidió permanecer neutral en esta campaña electoral, pero no renunció a analizar los sondeos de opinión. Hoy veremos los últimos de Unimer y Cid-Gallup. Me llaman la atención algunas coincidencias, pero más me intrigan sus grandes diferencias. ¿Dónde está la verdad?

Primero, las diferencias. Para Cid-Gallup, Johnny Araya se embolsaría fácilmente la elección con el 45% de los votos válidos, y no habrá segunda ronda. Unimer, en cambio, plantea un panorama muy distinto: Araya perdió el liderato, sí habrá segunda ronda, y la elección se polarizó entre tres: Villalta, Guevara y Araya. Todos están dentro del margen de error; ninguno la tiene en la bolsa.

La otra diferencia es motodológica. El muestreo de Unimer es muy amplio: 2.416 cristianos, con un margen de error de 2,4 puntos porcentuales. Cid-Gallup se limitó esta vez a un sondeo telefónico (713 llamadas) con un margen de error mayor (3,5). Pero eso no explica por qué en ella Araya obtiene el 45% de los votos válidos (excluyendo abstencionismo), mientras que, con Unimer, solo el 16,5% (19% si se suma el margen de error, y que subiría al 24,5 al excluir el abstencionismo, es decir, menos de la mitad). Alguien debe una explicación.

A pesar de lo anterior, hay coincidencias entre ambas, sobre todo en tendencias. Cae Araya y crecen Guevara y Villalta. Este último va para arriba como un “cachiflín” y se convierte en la estrella de la elección. Según Cid-Gallup, capta un 21% de la intención de voto, y Unimer le da un porcentaje similar: 22% (porcentajes que crecerían al excluir el abstencionismo). Otto Guevara capta un 15% según Cid-Gallup, y 19% según Unimer. Los líderes del PAC y PUSC se ubican, en ambas encuestas, en tercero y cuarto lugar. Unimer les da 8% y 5%, respectivamente, muy lejos de los tres punteros. ¿Tendrán alguna viabilidad?

Considerando el abstencionismo (29% según Unimer) y que ya muchos indecisos han comenzado a inclinarse por el ML y el FA, las posibilidades para el PAC y el PUSC son casi nulas. Tendrían que captar un porcentaje muy alto de los restantes indecisos para optar por el segundo lugar y, a la vez, provocar un estancamiento en los punteros. Y eso, en un plazo de dos meses, es muy difícil. Conforme baraja Unimer las cartas, esta elección ya se redujo a tres: FA, ML y PLN. La segunda ronda sería una combinación aleatoria entre Villalta y Guevara, Villalta y Araya, o Guevara y Araya. Eso deja al PAC y al PUSC fuera del reparto. ¿Estarán ahora dispuestos a forjar alguna alianza entre ellos, o con alguno de los otros dos punteros (PLN o ML), para competir contra Villalta? ¿Se imaginan un Gobierno socialista en Costa Rica? ¡Qué torta!

  • Comparta este artículo
Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota