Opinión

En Guardia

Actualizado el 17 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Leí con interés la crítica a la marca país –esencial COSTA RICA– del periodista Jorge Oller, autor del blog A fuego lento en La Nación , y la defensa de don Jorge Sequeira, presidente del Comité Interinstitucional de Marca País y gerente de Procomer. La conclusión que de ambos se saca es que la marca país, sin duda, es muy controversial.

No me quedó claro por qué escribir “COSTA RICA” todo en mayúsculas, en vez de “Costa Rica”, como se exige en la lengua española; tampoco, el costo de la consultoría: $650.000; ni, mucho menos, el significado de “esencial” en el contexto utilizado. Admito no ser experto en la materia y reconozco como válida la explicación del segundo de los Jorges sobre el laborioso proceso de barajar múltiples opciones (hasta cantar bingo) y tratar de clarificar el significado del término “esencial”.

Apela, dice, “a la esencia del costarricense trabajador y talentoso, con gran capacidad innovadora, de esos ticos con empuje y deseo de superación que nos enorgullecen a todos como país”. El problema es que ninguna persona, sin tener a mano tan precisa descripción, podría entender jamás lo esencial de “esencial”. Porque ese es un adjetivo de esos que requieren una explicación adicional, a veces extraída del contexto, para poder expresar su verdadera significación.

Según el diccionario, esencial es sinónimo de fundamental, principal, básico, primario, cardinal, primordial, radical y elemental. Pero, si simplemente se dijera, por ejemplo, “Jorge fundamental”, “San José básico”, “Claudia cardinal” o “elemental Guadalupe”, sin tener a mano una elocuente explicación de lo que los vocablos significan, poco o nada se entendería. En cambio, hay otros adjetivos calificativos que sí expresan ideas en sí mismos sin necesidad de un predicado complementario: “tica linda”, “Jorge el bueno”, o “nica rica” (bueno, no era tan bueno).

¿Qué pensaría un americano que no conoce Costa Rica, sabe poco o nada de su historia, de las cualidades y valores que nos hacen ser como somos, y ni siquiera imagina que nos dicen “ticos”? No lo sé. Anteponer “esencial” a “Costa Rica”, y no al revés, sugiere que pensaron en inglés. Entonces, a su mente acudirían sinónimos de “ essential ” como necessary, important, crucial o critical , ninguno de los cuales contribuiría a clarificar cómo es Costa Rica en realidad. En el blog del primero de los Jorges (yo soy el tercero) se sugieren otras marcas: incomparable, épica, pura, auténtica, ideal, real y, desde luego, pura vida. Esta me gusta, pero el extranjero se quedaría igualmente en ascuas.

PUBLICIDAD

¿Qué les parece: “Costa Rica linda”? Si no, no me ofendo. Y tampoco les cobro nada.

  • Comparta este artículo
Opinión

En Guardia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jorge Guardia

Abogado, economista y columnista de La Nación. Fue presidente del Banco Central y consejero en el Fondo Monetario Internacional. Es además profesor de economía y derecho económico en la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota