Opinión

Geoludismo

Actualizado el 29 de abril de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Geoludismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Veamos el mapamundi. Alguien propuso que, tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea ( brexit ), Escocia se independice para, luego, declararse provincia de Canadá. Excelente idea, pero esa recomendación no solo sería provechosa para Escocia. Más bien sugerimos que, después del brexit, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte formen parte, como provincias separadas, de lo que a partir de ahora llamaríamos Unión Transatlántica de Canadá. No más de partida, habría ventajas: ciertos problemas constitucionales quedarían automáticamente resueltos puesto que la reina Isabel es, desde 1952, la soberana de Canadá. Habría que eliminar el cargo de gobernador general y se escogería, como capital, entre Londres y Ottawa.

En el ámbito geográfico, todo estaría en orden porque, estrictamente hablando, casi todo el territorio del Reino Unido se ubica en el hemisferio occidental siempre que definamos este –así lo hacen muchos– como “el conjunto de masas terrestres y oceánicas situadas entre los meridianos cero (el de Greenwich) y 180 Oeste”. Con base en esa definición, en “nuestro hemisferio” están situados Islandia, las islas Feroe, Irlanda, Escocia, Gales, la mayor parte de Inglaterra, el oeste de Francia, Portugal, más del 90% de España y varios Estados africanos como Marruecos, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea, Cabo Verde, Liberia, Costa de Marfil y Sierra Leona.

Una vez admitido esto, pasaríamos a revisar algunos pasajes de la historia oficial, en particular los relativos a las travesías que, según la perspectiva europea, dieron lugar a los grandes descubrimientos realizados en el hemisferio occidental. Para comenzar, ninguno de los descubridores de tierra firme americana o de islas del Caribe (vikingos, españoles, portugueses, británicos, franceses) tuvo que abandonar su propio hemisferio para ejecutar esas hazañas. Ni siquiera Erik el Rojo o Cristóbal Colón, quienes, por así decirlo, nunca se alejaron de su barrio.

Queda por ver si la FIFA no debería abocarse a la revisión de aquellas de sus reglas que se basan en criterios geográficos. Por ejemplo, en las eliminatorias del campeonato mundial tendría más sentido agrupar a Portugal e Islandia con México y Costa Rica que con Bulgaria y Albania. Y hasta podríamos soñar con la suerte de que alguna vez nuestra Selección Nacional llegue a clasificarse compitiendo con las débiles selecciones de Feroe, Gambia y Cabo Verde.

  • Comparta este artículo
Opinión

Geoludismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Durán Ayanegui

Doctor en Química de la Universidad de Lovaina. Realizó otros estudios en Holanda en la universidad de Lovaina, Bélgica y Harvard. En Costa Rica se dedicó a trabajar en la política académica y llegó a ocupar el cargo de rector (1981).

Ver comentarios
Regresar a la nota