Opinión

Pobreza y soluciones

Actualizado el 24 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Pobreza y soluciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El porcentaje de familias pobres se redujo ligeramente, según la encuesta publicada por el INEC esta semana. Aun así, la cifra sigue siendo alta. El 21,7% de los hogares se consideran pobres, lo que representa 317.660 familias cuyo ingreso no cubre las necesidades básicas.

Uno de los tantos problemas de los pobres es que no tienen trabajo. Una cuarta parte de los pobres están desempleados, mientras que únicamente el 5% de los no pobres están sin trabajo. Pero, además, de los pobres que tienen trabajo, tres cuartas partes están en la informalidad. Esto significa que la política de aumentar el salario mínimo no ayuda de manera significativa a que muchas familias salgan de la pobreza.

Las políticas dirigidas a la generación de empleo son, en ese sentido, más útiles.

De ahí que los anuncios hechos esta semana por el presidente Solis, que tienen el objetivo de reactivar la economía, y con ello generar más oportunidades de empleo, son muy bienvenidos.

Aunque uno puede pensar que faltaron medidas, o que estas debieron implementarse hace mucho tiempo, la verdad es que el anuncio es un paso en la dirección correcta. Va acorde con lo que hemos apuntado desde hace rato: el país requiere mejorar los factores que le restan competitividad, a saber, infraestructura, educación, tramitomanía, acceso al crédito.

Además, los esfuerzos que anuncia el Banco Central por bajar el nivel de tasas de interés son una ayuda adicional a fomentar un mayor crecimiento de la producción. Por un lado, ayuda a reducir el costo del crédito y, por el otro, elimina uno de los factores que han estado presionando el tipo de cambio a la baja.

Ahora bien, del dicho al hecho hay mucho trecho. Para que el anuncio del presidente sea efectivo, las medidas tienen que ponerse en práctica.

Esperemos que no se repita la costumbre de decir que “esta vez será diferente”, pero no pasa nada. En muchas ocasiones hemos escuchado “esta vez sí se harán los proyectos de infraestructura que llevan tanto tiempo con financiamiento disponible pero sin ejecución”. O que “ahora sí se van a poder prestar los fondos de Banca para el Desarrollo”.

Otras tantas veces hemos visto cómo se elimina un trámite, para tres meses después ver cómo se agregan otros cinco requisitos adicionales.

La pronta ejecución de estas medidas puede ayudar muchísimo a la reactivación de la alicaída economía. Y con ello se estarían generando oportunidades de trabajo, para así ayudar a muchas familias pobres a salir de esa condición.

(*) Luis Mesalles obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada. Participa en varias juntas directivas. Anteriormente, fue vicepresidente de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, presidente de Academia de Centroamérica, profesor en la Universidad de Costa Rica y en la Universidad Stvdium Generale.

  • Comparta este artículo
Opinión

Pobreza y soluciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota