Opinión

Columnista

Generación sándwich

Actualizado el 10 de noviembre de 2013 a las 12:05 am

Opinión

Generación sándwich

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El envejecimiento de la población y las mayores dificultades de los jóvenes para independizarse económicamente han provocado el nacimiento de la generación sándwich.

Se trata de personas de entre 40 y 60 años que tienen la doble responsabilidad de velar por sus hijos (cuya edad ha tendido a incrementarse), y a la vez asumir el cuido emocional y/o financiero de sus padres adultos mayores.

Este fenómeno, que no es ajeno en nuestro país, ha sido analizado en Estados Unidos por el Pew Social & Demographic Trends, que determinó que, en el 2012, uno de cada siete adultos de edad media (15%) integraba esta nueva generación. ¿Cuántos serán en Costa Rica?

Esta situación plantea importantes retos para una generación que otrora se aprestaba a disfrutar de una vida más holgada y de menores preocupaciones, pero que ahora afronta no solo mayores responsabilidades familiares, sino también la presión por garantizarse una jubilación y, ojalá, una pensión complementaria.

Cada día es más frecuente tener hogares que reúnen bajo un mismo techo y/o presupuesto a varias generaciones, que demandan de la generación sándwich el repartirse entre la extenuante atención a niños, la retadora formación de adolescentes, las necesidades/frustraciones de adultos jóvenes y las cada vez más prolongadas necesidades de los adultos mayores.

Si bien la generación sándwich la integran ambos sexos, las mujeres llevan la peor carga, sea por ser solitarias jefas de hogar o por el inaceptable recargo en pleno siglo XXI de las labores de crianza, educación y cuido. Además, la perspectiva para las próximas generaciones no es más halagüeña, dada la tendencia creciente de familias monoparentales y la mayor incorporación de la mujeres al mundo laboral.

No es fruto de la casualidad que, en Estados Unidos (Encuesta Estrés en América 2007), la American Psychological Association reportara a las madres de la generación sándwich como mujeres con los mayores niveles de estrés. Estos niveles, caracterizados de estrés máximo, pasarán más temprano que tarde una cara factura familiar y social.

Nuestras familias y el país deben afrontar, de manera más adecuada, sostenible y solidaria, este fenómeno. Debemos inculcar un mayor sentido de solidaridad intra- e intergeneracional en las familias a partir de responsabilidades compartidas y equilibradas.

PUBLICIDAD

A nivel institucional, hay que elevar la prioridad, cobertura y calidad de la red de cuido. Hay que también reeducar al país en la construcción de una nueva cultura y paradigma de corresponsabilidad y comunidad social.

  • Comparta este artículo
Opinión

Generación sándwich

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota