Opinión

La Fed y las tasas

Actualizado el 07 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

La Fed y las tasas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) viene deshojando margaritas hace meses. ¿Quiere o no quiere? ¿Empieza a subir las tasas de interés ya, o se espera un poco más?

Recordemos que la política de expansión monetaria la adoptó la Fed como respuesta a la gran crisis económica, hace ya siete años. La idea era que, mediante una gran inyección de dinero a la economía, con tasas de interés muy bajas, la gente ahorraría menos. Al haber más consumo, las empresas aumentarían su producción y contratarían más personal. Habría más ingreso y consumo, y, por ende, de nuevo más producción y empleo, alimentando así un círculo virtuoso de recuperación de la economía.

El temor de la Fed ahora se centra en que poner fin a los estímulos monetarios podría cortar ese círculo virtuoso. Al subir las tasas de interés, la gente ahorraría más y consumiría menos, lo que llevaría a una caída en la producción y el empleo, y, por ende, a un menor ingreso y consumo.

De ahí que a la Fed le cueste tanto decidirse a ejecutar la estrategia de salida de los incentivos monetarios. El problema es de índole estructural. La crisis fue causada por un exceso de consumo y endeudamiento de las personas. Ese exceso se reflejó en una burbuja de precios, sobre todo, en el sector inmobiliario. Cuando la burbuja estalló y los precios de las propiedades volvieron a un nivel más normal (sin burbuja), la “riqueza” de las personas también regresó a un nivel más “normal”. Esto significa que la gente debía ajustar su consumo, acorde con su nuevo nivel de riqueza.

Pero la reacción de la Fed fue agregar estímulos monetarios para intentar regresar a los niveles de consumo de antes de la crisis. O sea, la solución al problema fue volver a alimentar la causa de este.

Si lo que generó la crisis fue un exceso de consumo, la solución no sería continuar estimulándolo por siempre. Situación que, inevitablemente, nos llevará a otra burbuja, que tendrá que estallar en algún momento. La economía mundial no puede seguir dependiendo de intervenciones gubernamentales para incentivar el consumo, mediante menos ahorro o más endeudamiento. Es insostenible a largo plazo.

Aunque sea impopular, y a los políticos no les gusten las consecuencias a corto plazo, la Fed tendrá que terminar por decidirse, y subir las tasas de interés más temprano que tarde. Y, con ello, nosotros acostumbrarnos a un nuevo nivel de crecimiento económico, más bajo que el de antes de la crisis.

Luis Mesalles obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada. Participa en varias juntas directivas. Anteriormente, fue vicepresidente de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, presidente de Academia de Centroamérica, profesor en la Universidad de Costa Rica y en la Universidad Stvdium Generale.

  • Comparta este artículo
Opinión

La Fed y las tasas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luis Mesalles

Obtuvo su doctorado y maestría de Economía en The Ohio State University y su bachillerato en Economía en la Universidad de Costa Rica. Actualmente, es socio-consultor de Ecoanálisis y gerente de La Yema Dorada.

Ver comentarios
Regresar a la nota