Opinión

Buenos días

Etiquetas desteñidas

Actualizado el 10 de abril de 1995 a las 06:39 pm

Opinión

Etiquetas desteñidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Qué alivio! Al fin parece que puede discutirse sobre opciones económicas y sociales sin salir pringado con alguna etiqueta.

La de "comunista" desapareció cuando colapsó el sistema. Quedó entonces, en el otro extremo del ataque, la de "neoliberal", con una carga ligada a la insensibilidad social y a la frialdad económica. Su efecto lo puede atestiguar Miguel Angel Rodríguez, mortalmente tatuado con ella en 1993, tras el debate con su compañero Juan José Trejos.

Ya en campaña, "neoliberal" fue, para el hoy presidente, José María Figueres, todo lo contrario del maná que prometía y todo lo malo que atribuía a su adversario: posibles privatizaciones, despidos de empleados públicos, recetas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, recorte del gasto, etc.

Pero he aquí que, pasados los meses iniciales de aprendizaje, el Gobierno ya ha tomado, se apresta a tomar o desea que sean tomadas, medidas cada vez más cercanas al "neoliberalismo" -y hasta al "fondomonetarismo"- que atribuyó a sus adversarios. En buena hora, porque son indispensables. Pero también porque, en la discusión surgida, tanto oficialistas como opositores -y por razones opuestas- se han cuidado de guardar las etiquetas en la gaveta; ojalá para siempre.

Lo esencial no es cómo se apode una medida, sino su efecto. Y lo sano es que, al confrontar opciones, no se acuda a una guerra de epítetos y reducciones, sino a una discusión de argumentos y posibilidades.

Si al menos esto pudiera lograrse en medio de nuestros espasmos políticos, ya habría algo que agradecer a los amagos de crisis de las últimas semanas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Etiquetas desteñidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota