Opinión

Enfoque

Actualizado el 27 de febrero de 2014 a las 12:05 am

Opinión

Enfoque

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Muchas personas entienden la política costarricense actual como una dividida cada vez más entre izquierdas y derechas. Vean ustedes: Frente Amplio (izquierda), PAC (centro izquierda), PLN (centro), PUSC (centro-derecha) y ML (derecha). Todo ordenadito y limpio. Formulan explicaciones como estas: “El votante costarricense es de centro”, “La gente se asustó del FA y del Libertario porque son extremos; en cambio, PAC y PLN gustan porque son de centro”. Explicaciones nítidas, tanto que dan ganas de preguntar: ¿serán ciertas?

Tengo serias dudas de que la política tica se explique por la división clásica entre izquierdas y derechas. Aclaro: hay dos maneras de definir estos conceptos y las dos caen en serios problemas. La primera es estableciendo de antemano lo que es cada cosa. Puedo decir que derecha es la que defiende el statu quo e izquierda es la que lo quiere derribar. Pero, entonces, FA y Libertario serían "zurdos" (los dos quieren cambio); PUSC y PAC, centro, y PLN, derecha (oficialismo). Los sindicatos que defienden el statu quo en el sector público serían derecha.

Como esa definición no funciona, podría intentarse otra: “neoliberal” es derecha y “socialismo”, izquierda. Las cosas se ordenan un poco más en la dimensión mercado-Estado, pero surgen problemas. Por una parte, salvo el FA, los demás partidos son difíciles de ubicar, pues hasta el ML ha renunciado al libertarianismo. Además, hay socialistas antiestatistas. Por otra, la distinción no acomoda dimensiones relevantes. Vean el tema ambiental: ¿qué es ahí izquierda y derecha: el que defiende las represas hidroeléctricas del ICE o el que se opone? Y así en otros temas.

Una segunda manera de definir izquierda y derecha es pidiendo a la gente que se autodefina. En Costa Rica, cerca del 30% no logra hacer eso y un 50% se pone en el puritico centro. Pero ¿qué clase de centro será? Sabemos que dentro de esa gran masa hay profundas diferencias ideológicas escondidas bajo el mantra de “ser de centro”. Para rematarla, las autodefiniciones de las personas no concuerdan con las ubicaciones que los expertos asignan a los partidos. Complicado, ¿no?

Para que una política sea de “izquierdas” y “derechas”, la gente debe saber cómo se come eso y los partidos deben definirse así a lo largo de mucho tiempo. Ninguna de esas condiciones se cumple en Costa Rica. Entonces, ¿cuál es la clave de la política tica? No hay una que ordene la cancha: existe una proliferación de “tribus temáticas”, algunas superpuestas, que se unen y desunen según las circunstancias, y partidos invertebrados que apelan simultáneamente a varias de ellas. Y ¿el futuro? No sé, pero ¿quién dice que nos moveremos por una división propia de siglos anteriores...?

  • Comparta este artículo
Opinión

Enfoque

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota